LA OTRA REALIDAD CONVERSACIONES CON ELAM (16)




—Eso le llaman, pero esto va más allá —continuó Elam— ¿Quién has sido? ¿Qué papeles ya has desempeñado en este drama de la existencia humana? ¿Qué promesas has hecho? ¿Quién has jurado ser? ¿Quién has jurado no ser? ¿Qué es lo que has prometido hacer nunca más? ¿Qué le has prometido a lo que creías era Dios? ¿A qué te has sometido por miedo, o por dolor?…, esas son preguntas que necesitan respuesta, más que una respuesta, necesitan ser comprendidas por tu Conciencia.
Un Explorador Astral, siempre busca la comprensión de la Conciencia; esta comprensión está más allá de las definiciones, del tiempo, y de la mente. Cuando un acto es observado por la Conciencia, esta con su cualidad atemporal e interdimensional, inteligentemente integra los diversos elementos que han estado involucrados en el hecho; experimenta el suceso a través de procesos aún desconocidos, y logra crear un contexto transtemporal que le permite dar una mirada global, y así comprender que, no sólo hemos cometido errores en esta vida, sino, que lo mismo hemos estado haciendo, existencia tras existencia.
Las experiencias en las que recordamos eventos de vidas anteriores, son invaluables elementos en el proceso del despertar de la Conciencia, así se logra la libertad. La libertad, es la consecuencia de darse cuenta, y comprender cómo, y por qué, estamos en este lugar ahora. Cuando por experiencia propia, vemos que nuestros actos, estimulados principalmente por el miedo, han dado como resultado un mundo lleno de dolor, dejaremos de actuar por el condicionamiento, estímulo-respuesta, acción-reacción: la peor ilusión enseñada al ser humano.
—Ahora te enseñaré la práctica para recordar vidas anteriores —dijo Elam.
—Me gusta más la práctica —respondió Julius.
—Práctica, teoría, al final es lo mismo en la vida de un guerrero. La aparente teoría, no quedará sin expresarse; la teoría es solo un resorte momentáneamente ajustado, que en el momento adecuado, liberará su fuerza en pensamientos, emociones, y acciones. Pero vayamos a la práctica: una vez consciente en el Astral, primeramente debes tratar de tener la mejor lucidez posible: esto se hace deteniéndose en el “lugar” donde te encuentres y concentrándote en ti mismo, luego, “cierras los ojos” y comienzas a retroceder en tu vida hasta el momento en que tengas el primer recuerdo. Si es que hay alguna situación en tu vida actual, como por ejemplo un trauma sufrido de niño que a causa del dolor experimentado ha sido escondido por tu mente, la experiencia de regresión llegará primeramente a él, ya que es prioritario. Si no te detienes, lo mejor es no tratar de dirigir nada, ya que la Conciencia sabe que es lo que necesitamos experimentar.
—Solo me dejo llevar.
—Sí. Dejarse llevar con profundo abandono sin tratar de influir en nada, es el secreto de cómo atravesarás el límite temporal de esta vida.
En la medida que vayas comprendiendo, irás dejando todas las promesas absurdas que hiciste. Reconocerás que los errores que cometiste, fueron eso, solo errores, y no pecados. Muchas de las trabas que experimentas en tu vida actual, sencillamente se desvanecerán, e irás adquiriendo un sentido de auto realización intima en cada cosa que hagas.
Cuando hayas terminado con las promesas que hiciste a la gente que quería que seas como ellos, ya sin obligaciones secretas que hacen que de momento en momento te estés traicionando, tu camino comenzará a dibujarse, sólido y concreto: tus decisiones, recién serán tuyas.
A lo lejos, el horizonte había perdido definición. El ambiente estaba saturado de una bruma amarillenta y dorada. Sonidos de dolor, risas sarcásticas, y aullidos, invadieron la escena; uno tras otro fueron surgiendo, materializándose de la nada, extraños personajes que en su conjunto formaban una bizarra colección de seres que parecían ser extraídos de un circo de épocas pasadas, de algún bar, de alguna feria de pueblo, o de una ciudad sofisticada.
—¿Los reconoces? —Preguntó Elam.
—No —respondió Julius con una mirada de terror mientras comenzaba a retroceder atrapado por el pánico.
—Me extraña —comentó Elam—. Son tus amigos, o mejor, más que tus amigos.
—Yo no comprendo, no entiendo —balbuceó Julius.
—¿Recuerdas? Hablamos acerca de tus defectos, te dije que ellos eran parte tuya, que cada uno tenía un cuerpo, y que tenían forma en el Mundo de los Sueños; pues allí están, y no trates de correr, o huir, no importa a donde vayas te seguirán, porque son parte tuya ¡Detente! —Ordenó Elam al notar que Julius quería escapar porque las criaturas se acercaban cada vez más a ellos; él se detuvo con las rodillas hechas gelatina; los personajes, también detuvieron su marcha.
—¿Ves? Si no huyes, no se acercarán, están allí esperando.
—¿Qué esperan?
—Por ti —respondió ella con frialdad.
Elam, tocó con la mano el entrecejo de Julius, él tuvo la sensación de elevarse y moverse a gran velocidad. El escenario había cambiado radicalmente; una ciudad antigua pero deshabitada los rodeaba. Murallas derrumbadas se dibujaban en el paisaje.
—Hay un mareo que viene cuando estoy tratando de desdoblarme ¿Qué es? —Preguntó Julius ya repuesto del susto.
—¿Cuál mareo?
—Ocurre cuando estoy a punto de salir al Astral, o cuando ya he abandonado mi Cuerpo Físico.
—Sentir un mareo en el momento de estar realizando alguna práctica de Desdoblamiento Astral, es señal de que nos estamos acercando al estado necesario para lograrlo, y además, este vahído, es la prueba de que cuando salimos al Astral, normalmente lo hacemos soñando, sin Conciencia; ese mareo, es tu Conciencia comenzando a dormir, y quedar inconsciente.
El sueño común y corriente es poderoso, te darás cuenta de eso cuando trates de despertar en el Astral y no puedas, porque ese mareo te hará perder el conocimiento; es como si tomaras muchas pastillas para dormir, y aunque te resistas, terminas perdiendo la Conciencia. Si te abandonas, acabas soñando, pero si luchas por mantenerte atento y despierto, lograras vencer, y salir consciente al Astral; si ya estás en la Quinta Dimensión, percibirás ese mundo con más realismo.
Cuando pasamos por la experiencia de no querer perder Conciencia en el Astral, y tenemos que luchar por no caer en un sueño común, comprendemos el porqué de las palabras “estar dormidos”. El estar conscientes en el Astral, es un proceso de despertar. Despertar quiere decir, hacerse consciente de otra realidad, y tener la suficiente energía, para mantenerse lúcido en esa otra realidad.
La única manera de saber que estas despertando realmente, es cuando comienzas a tener conciencia de los otros mundos invisibles. Por eso es importante que aprendas a estar consciente en la Quinta Dimensión. Ese es el único indicador que tienes para saber que estas despertando tu Conciencia.
Cada acción, pensamiento, y sentimiento, te aleja o acerca de estar Consciente en el Astral; entonces, una persona que se desdobla, debe tomar de tiempo en tiempo, decisiones para estar despierto en el Mundo de los Sueños y continuar avanzando cada vez más. Esto es que, si haces alguna cosa, y tus desdoblamientos se van, desaparecen, entonces esa cierta cosa te está durmiendo; y si haces otra cosa, y tus Desdoblamientos Astrales se hacen más naturales y cotidianos, entonces esa otra cosa te despierta. Cuando vives bajo esta disciplina es fácil desdoblarse, y avanzar en ello.
De venta en Amazon:



Publicar un comentario
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.