LA OTRA REALIDAD CONVERSACIONES CON ELAM (17)



Así que, el mareo, es el sueño de la Conciencia, la Conciencia que está dormida; despertarla es despertarnos a nosotros mismos. Cuando lo hacemos, el mundo cambia, y todo se vuelve más sencillo; muchas de las preocupaciones humanas dejan de afectarnos, y muchas de sus leyes también.
Sin importar cuál sea el método que estás usando para lograr el Desdoblamiento Astral, si quieres avanzar, debes disciplinarte más en las actividades que realizas durante el día; si es que sigues como estás, con tus costumbres, alcoholismo, drogas, falsos sentimientos, motivaciones egoístas, ambiciones, vanidades, etc., no lo lograrás; disciplínate, según tu criterio y discernimiento; cuando haces eso, el Desdoblamiento Astral no es ningún misterio, ni cosa del otro mundo, ni algo que unos pocos privilegiados pueden hacer.
—Dime Elam ¿Puedo llamar a alguien en el Astral? —Preguntó Julius.
—Invocar personas en el Astral, es una actividad que viene de mucho tiempo atrás. Todas las personas que aprenden Desdoblamiento Astral, van a tratar de hacer esto en algún momento. Para lograrlo, lo mejor es tener alguna experiencia; además, hay que tener el nivel de Conciencia que te permita hacer cosas a voluntad; eso va a demandar mucha más Conciencia que la que tenemos cuando solo nos damos cuenta que estamos en un sueño.
El invocar personas en el Astral, con diversos fines a veces muy egoístas, es un proceso por el que pasamos muchos exploradores astrales durante nuestra formación. La curiosidad mezclada con un afán de manipulación y ganancia, nos lleva por lo menos, a pensar hacerlo. El recurrir a esta forma de influenciar a otras personas con fines personales, a pesar de sus oscuras motivaciones, finalmente sirve para darse cuenta de que es muy difícil hacerlo, que el nivel de lucidez necesario para lograrlo, excede nuestras capacidades actuales.
Los seres humanos, estamos muy dormidos; para la mayoría, es difícil poder recordar lo que hizo durante el día. Andamos como autómatas buscando dinero, placer, poder, fama, etc. Cuando vamos a dormir, a causa de esa inconsciencia, no notamos cuando nuestro Cuerpo Astral sale a la Quinta Dimensión; así como estamos soñando en el Mundo Físico, pasamos a soñar en el Mundo Astral. En ese estado, si alguien decide utilizarnos, o si decidimos utilizar a alguien, será muy fácil hacerlo.
Las personas que invocan a otras personas en el Astral, llaman al individuo, y este se hace presente en un estado comatoso. Se presentan así, porque ese es el estado en el que estamos en el Astral: andamos como drogados, o muy ebrios; no sabemos qué está pasando. En esas condiciones somos influenciados como se hace con una persona en estado de hipnosis. Nuestra mente es sembrada de ideas ajenas, y luego sin darnos cuenta, terminamos cumpliendo esas órdenes.
—Entonces ¿Cuánto de nuestros deseos, planes, proyectos, miedos, angustias, son realmente nuestros? —Preguntó Julius.
—Muy poco —respondió Elam—, mucho de todo eso, es influencia de gente que piensa en nosotros, del inconsciente colectivo, y de personas que nos influencian mentalmente de muchas maneras. Basta con que te pongas a pensar en alguien, para que de alguna manera ya tengas alguna influencia sobre esa persona; y si buscas a alguien en el Astral, y allí le dices cosas, estará en tus manos. Mucha gente quisiera poder hacer esto, pero no es muy fácil, hay que tener una buena lucidez, y eso no se logra fácilmente; generalmente toma muchos años de dura disciplina, y muy pocos logran hacerlo. En todo ese proceso, cuando el Astral muestra sus secretos ¿A quién le queda ganas de estar influenciando a la gente, cuando sabe que hay un nuevo mundo que lo está esperando? Pero incluso cuando el Astral se muestre, habrá gente que decida seguir su lado oscuro, y buscar satisfacciones egoístas; es responsabilidad de cada quien decidir qué hace con su tiempo, y con sus habilidades.
Hay un peligro cuando se está invocando personas en el Astral, cualquier otra entidad astral puede aparecer en lugar de la persona invocada; muchas veces, no son nada buenas, ni amables, luego es muy difícil deshacerse de ellas.
Entonces sí se puede invocar a personas en el Astral; pero un guerrero que va por el camino de la libertad, no puede estar perdiendo su tiempo invocando personas para influenciarlas, y así obtener amor, dinero, poder, fama,..., eso es parte del programa humano, y un guerrero está dejando todo eso.
—Pero ¿Cómo invocas a alguien en el Astral? —Preguntó Julius.
—Jajaja…, estaba esperando esa pregunta —respondió Elam—. Solo llámalos de su nombre. Si crees en algo superior, invoca en el nombre de ese algo. No hay nada oculto.
—¿Y cómo ser cada vez más consiente para poder hacer esas cosas? —Preguntó Julius.
—Cada paso que se da en el perfeccionamiento del Desdoblamiento Astral —respondió Elam—, es consecuencia únicamente, de nuestros intentos de estar conscientes en el Mundo Físico. La información teórica sirve, pero el lugar donde esa información es confrontada, y además es puesta a prueba nuestra capacidad, es en el terreno de los hechos. Así, estudiar cada detalle de nuestras experiencias es importante y vital. Repasar cada fragmento de las experiencias en el Mundo Tridimensional, y en la Quinta Dimensión, es la estrategia para tener verdadera conciencia de, en qué estamos fallando, qué falta, y cuáles podrían ser las posibles soluciones. Aprender a aprender Desdoblamiento Astral, es la cualidad que todo Explorador Astral debe desarrollar en algún momento, sin ella, no será posible avanzar en un mundo donde a cada paso hay dificultades, y nuevos retos.
Cuando llega el día en que ya nadie puede responder tus preguntas e inquietudes acerca del Mundo de los Sueños, entonces allí nace la necesidad de convertirte en tu propio guía, en tu propio maestro. Ese día, es uno de los más importantes en la vida del Explorador Astral, porque habrá dejado de seguir a alguien más,  está preparado para continuar su propio camino.
En todo este proceso, el invocar un guía en el Astral, probablemente será una de las prioridades de la persona. Lograr eso es sumamente sencillo, y no se requiere mucha conciencia ni lucidez, para hacerlo. El problema surge cuando no sabemos que en el Astral, hay muchas criaturas dispuestas a hacerse pasar por nuestro guía, Jesucristo, y cualquier cosa. Con la poca conciencia con la que se cuenta al hacer estas invocaciones, tener alguna seguridad de las cosas que suceden cuando lo hacemos, es un acto de terrible candor.
—Inocencia.
—Cuando alguien se te acerca en el Mundo Físico y te dice, soy Jesucristo, me pregunto ¿Le crees? ¡Nooo!. Entonces ¿Por qué lo hacemos en el Astral? Allá aceptamos todo, y somos crédulos de cualquier cosa que vemos, y oímos. Eso tiene una explicación, y es que nuestra Conciencia, aunque está despierta en la Quinta Dimensión, no es suficiente: el nivel de subjetividad es muy alto, y los niveles de discernimiento, cuestionamiento, decisión, libre albedrío, respuesta, y autonomía, son tan bajos que no se manifiestan, y por tanto, no tenemos cómo saber si esos seres, son lo que dicen ser, y si sus palabras son ciertas.
Teniendo en cuenta estas cosas, puedes invocar un guía en el Astral. Lo mejor, es cultivar un escepticismo equilibrado, además de tener la capacidad de someter a pruebas quienes se nos presenten. El trabajo psicológico interno, es la herramienta que finalmente te llevará a saber quién es quién en el Astral. La lucidez que viene de la Conciencia cada vez más despierta, es la que te va a permitir discernir entre lo real, y lo falso. Para llamar a tu guía, maestro, o padre, simplemente debes invocarlo con tus propias palabras, lo único que se necesita es sinceridad.
—¿Y practicar mantras?
De venta en Amazon:





Publicar un comentario
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.