LA OTRA REALIDAD CONVERSACIONES CON ELAM (11)




—Y dime ¿Por qué hay gente que no puede desdoblarse?
—Ahora que la información es libre y está disponible, el problema del Desdoblamiento Astral debería ser superado rápidamente, aún así, hay gente que no puede lograr un Viaje Astral.
Como has visto, se puede experimentar el Desdoblamiento Astral de muchas maneras. Todas las prácticas son eficientes, todas pueden llevarnos al Astral conscientemente, entonces ¿Por qué hay muchas personas que no lo pueden lograr? La primera respuesta a esto es, que tenemos una mente totalmente materialista; ella no concibe realmente que más allá de este Cuerpo Físico, haya algo; no cree que existan en realidad,  dimensiones invisibles; una mente así, solo cree en lo que puede experimentar a través de los cinco sentidos.
Que podamos desdoblarnos o no, depende también de las motivaciones que nos llevan a querer aprender a estar conscientes en el Astral. Tal vez se quiera lograr un Desdoblamiento Astral por vanidad, por querer ser superior; o tal vez, queramos darle un uso mundanal como ir a espiar a las personas, o averiguar la respuesta del examen del lunes, o develar algún secreto; tal vez queramos seguir a alguna chica, o a la enamorada, y ver si nos está poniendo los cuernos; ese tipo de motivaciones no sirve, y hace que cualquier práctica de Desdoblamiento Astral, no funcione efectivamente.
El aprendizaje del Desdoblamiento Astral, no sigue el procedimiento de algún aprendizaje formal que el ser humano realiza en el Mundo Tridimensional, como por ejemplo, aprender un idioma: si se quiere aprender francés, la persona se matricula, estudia, hace los exámenes, y va aprobando cada etapa, o fase; finalmente aprende el idioma deseado. El Desdoblamiento Astral no sigue ese camino. Para poder desdoblarse, uno tiene que tener una sincera y primaria inquietud. Es decir, si no está en la lista de las prioridades de su vida en los dos primeros lugares, probablemente no lo logren. Priorizar el querer ser un Explorador Astral, es convertir el Desdoblamiento Astral en el principal objetivo de tu vida, incluso antes que el trabajo, los sentimientos, y las personas; además de tener mucha disciplina, paciencia, perseverancia, y valentía.
Si tu mente está todo el día pensando como ganarás más dinero, no lo lograrás. Si las veinticuatro horas del día estas pensando en cómo te harás más famoso, no lo lograrás. Si estás pensando las veinticuatro horas del día en tus hijos, tu esposa, o tu enamorada, no lo lograrás. El Desdoblamiento Astral, reclama con derecho, una gran parte de las emociones, pensamientos, y acciones, de la persona que quiera lograrlo.
Otra cosa que no permite desdoblarse, es el adormecimiento de la Conciencia. La humanidad está dormida; creemos que estamos despiertos porque vamos a estudiar, trabajar, y porque estamos atentos que no nos atropelle un auto. Comprender que estamos dormidos, que nuestra Conciencia está atontada por las drogas que consumimos; por el alcohol, la televisión, las actividades sin sentido que hacemos durante todo el día, no es fácil, y lleva mucho tiempo salir del engaño. Es necesario dejar todo eso, y estar atento a las cosas. Es necesario despertar, y eso solo es posible abandonando muchas de las actividades de esta civilización, y viviendo el momento con atención.
Estar ocupados por la paz mundial, la contaminación, el abuso de los animales, el abuso infantil, las guerras, el hambre…, etc., no significa que estés despertando tu Conciencia, o que estás preocupaciones vengan de estar despierto; todo eso es una parte del despertar, pero, puedes hacer todo eso y aun estar dormido. Despertar Conciencia es darse cuenta, es vivir el momento; vivir el momento, no es identificarse con una circunstancia y hacerse parte de ella; vivir el momento, es estar atentos, para así conocer cómo es que reaccionan nuestros sentimientos, pensamientos, y acciones, ante los estímulos a que somos sometidos. Este es el principal factor de la imposibilidad de salir al Astral conscientemente.
El miedo a que los cimientos de nuestra vida puedan ser debilitados ya que conoceremos más cosas de nuestro universo, hace que nos neguemos involuntariamente el acceso a la Quinta Dimensión. En el fondo sabemos, aunque no lo aceptemos, que si logramos comprobar que el Mundo Físico no es todo lo que hay, nuestro sistema de creencias quedará en entredicho; nos gusta nuestra seguridad, y no la abandonaremos. El ser humano, en la mayoría de los casos, preferirá la seguridad de la ignorancia, a la incertidumbre de la sabiduría, y la libertad.
La pereza, el querer lograr las cosas con el mínimo esfuerzo, es otro obstáculo. El facilismo es una trampa, en la que la mayoría cae cuando se trata de lograr un Desdoblamiento Astral. No hay formas rápidas, ni medios externos eficaces que hagan, lo que debemos hacer por nosotros mismos. En este mundo se está creyendo equivocadamente que con dinero, vamos a lograr lo que no podemos por causa de  nuestra pereza. Puede que unas monedas compren muchas cosas, pero no pueden comprar el despertar de nuestra Conciencia.
—Entonces, el Desdoblamiento Astral no es el problema, el problema somos nosotros —habló Julius.
—Sí, así es —respondió ella.
Elam, se había echado en el suelo cubierto de hojas secas y musgo. Tenía los brazos en cruz, las piernas rectas y abiertas simulando una estrella. Miraba el infinito si pestañear.
—Haz lo mismo —le dijo a Julius—; aquí cerca, de manera que puedas tocar mi mano.
Julius se hecho al lado en la misma posición; toco la mano de Elam y dijo:
—Ya.
—Ahora solo relájate, y déjate ir, cuando te diga, cierras los ojos.
—Ok.
Al cabo de unos segundos, Julius sintió que algo excepcional ocurría, Elam con voz pausada dijo:
—Cierra los ojos Julius, solo ciérralos —Julius lentamente, cerró los ojos, un infinito vacío apareció frente a él.
—¿Aún me escuchas? —Preguntó Elam.
—Sí —respondió él.
—Ahora abre los ojos, y no me sueltes la mano —continuó Elam.
Julius con temor abrió los ojos, y fue como si no los hubiera abierto, el infinito, se expresaba en toda dirección, absolutamente todo había desaparecido.
—Quiero que me digas qué ves —inquirió Elam.
—Nada —dijo Julius—, solo el infinito, solo el vacío tan inmenso que aterroriza.
Él giró la cabeza a la izquierda para ver la cara de Elam, cuando lo hizo, no pudo distinguir ningún rasgo humano en ella. Se había transformado en una forma de luz extraña y palpitante; aún así, podía sentir la mano de ella entre la suya. Un pánico desconocido invadió su alma y sintió que eso que parecía ser la mano de Elam, se disolvía entre sus dedos.
—¡Te estás desvaneciendo Elam! ¡Tu mano está desapareciendo, casi no puedo sentirla! —gritó con todas sus fuerzas.
—¡No me sueltes! Por lo que más quieras no me sueltes —le pareció oír la voz de ella desde su mente.
—¡Eso hago, pero igual te estás desvaneciendo! —contestó Julius aún más asustado.
—¡Entonces toma mi mano con tus pensamientos, con tus emociones!
Julius tomó la mano de Elam con la mente, y con el corazón; la sintió volver; entonces, una vez más la miró, y le dijo:
—¡Dios mío, eres luz!
—Mírate —respondió ella riendo.
Julius entonces trató de mirar una de sus piernas, y lo único que pudo ver, fue luz.
—Eso es lo que realmente somos —fue lo último que dijo Elam.
Desconcertado, Julius despertó en su cama preguntándose qué es lo que había ocurrido. La voz de Elam, todavía resonaba en sus oídos; y en la oscuridad, todavía podía sentir la mano de ella en su mano.
FIN DE LA PRIMERA PARTE
Anterior       Siguiente
De venta en Amazon:


Publicar un comentario
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.