LA OTRA REALIDAD CONVERSACIONES CON ELAM (1)




La Otra Realidad
Conversaciones con Elam
Ivan Guevara



La otra realidad
Conversaciones con Elam
INDECOPI
© Texto: Ivan Guevara 
© Portada: Ivan Guevara 
Partida Registral: 00153-2013
ASIN: B00BSYEBG6
Internet
Bolog “Aprendiz de Mago”:http://aprendizxdexmago.blogspot.com/









© Ivan Guevara Flores

Todos los derechos reservados
Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción, total o parcial de este documento, por cualquier medio, sin el previo y expreso consentimiento por escrito del autor.





Para Ángeles Avril.



Mis infinitos agradecimientos para:
Pelayo, Hilda, Boris y Nury



PRÓLOGO




El Desdoblamiento Astral, gracias a la universalización de las comunicaciones, se ha  difundido tremendamente, eso es bueno porque está dando a las personas interesadas en el tema, la oportunidad de encontrar su camino espiritual con mayor plenitud, y prontitud.
He tratado de sintetizar el conocimiento de más de 25 años en la práctica del Desdoblamiento Astral en forma de historia, para su mejor comprensión, y así, las personas que esté buscando aprender a realizar viajes astrales, puedan comprender mejor la información, y logren experimentar el Desdoblamiento Astral.
En este libro están contenidas algunas prácticas para lograr el Desdoblamiento Astral; y lo principal diría yo, el trabajo psicológico que debe realizarse para lograr con éxito, adentrarse en la otra realidad.
Cada circunstancia narrada en este libro ha sido vivida por el autor, y puede ser  fácilmente experimentada por cualquier persona.
Ivan Guevara












UNO




Las luces traseras de los autos se perdían como estrellas fugaces en la oscuridad; Julius, las miraba mientras se volvían tan pequeñas que perdían identidad y se confundían en el paisaje. En el otro carril, puntos luminosos amarillos, poco a apoco se iban transformando en brillantes faros que al acercarse cegaban la vista; y luego, el zumbido interminable de abejas metálicas gigantes en una infinita fila que no se detenía nunca. Era como el cuerpo humano pensó. Sí, era como el Sistema Circulatorio que habían estudiado en la escuela: las avenidas grandes, eran las arterias, las venas; y las calles pequeñas, conformaban el resto del sistema circulatorio de la ciudad. Autos, camiones, camionetas, buses, e infinidad de vehículos con diversos propósitos circulaban por esas vías, haciendo que la ciudad “viva” un día más; llevaban: materiales, personas, mercancías,…, todo cuanto pueda necesitar una población para su funcionamiento; igual como la sangre lleva glóbulos rojos, nutrientes, minerales, anticuerpos: “Los humanos no hemos creado nada, los humanos hasta ahora solo hemos copiado a la naturaleza”, pensó Julius.
—Hola —la voz pareció salir de una figura femenina que se situó al lado de Julius. Él, giró bruscamente la cabeza mientras sentía un escalofrío en la espalda. La primera visión que tuvo de ella, fue una frente ligeramente redondeada y amplia seguida de una pequeña nariz, y debajo de ella, unos labios rosados: todo en su conjunto, formaba un perfil atractivo.
—Hola —respondió Julius, mientras observaba cuidadosamente si conocía a la persona. 
—Comprendo que esto no es muy común para ti —continuó ella—, pero, en vista de las circunstancias no me queda más que hacer.
Un repentino mareo se apoderó de Julius y tuvo que apoyarse de los tubos que formaban la baranda al borde de la avenida.
—¿Me recuerdas Julius? —preguntó ella, como quien sabía la respuesta que recibiría.
—¿Recordarla a usted?
—No te pongas a la defensiva —dijo ella con amabilidad—, y no me trates de usted. Recuerda, yo sé, puedes recordar mi voz, ya la conoces de allá, en tus sueños.
Y era verdad, aquella voz desde el principio le pareció conocida. Tal vez era de alguna amiga que no veía hace muchos años; o tal vez, era de alguna persona que lo había cuidado de niño, pero algo familiar y tranquilizador había en esa voz que el miedo que sintió al principio, desapareció; pero ¿Recordarla, y de sus sueños? Eso sí era algo muy extraño; tal vez aquella mujer estaba tratando de abordarlo con algún fin no muy claro.
—No sueño mucho —respondió Julius—, y no recuerdo lo poco que sueño.
Esa última frase fue dicha en un tono que daba el inconfundible mensaje de que él, no estaba muy feliz con la circunstancia.
—No importa, lo importante es que ya estoy aquí —respondió ella—. Es una pena realmente que no recuerdes.
—Ya te dije, casi no sueño.
—Sueñas mucho, pero no recuerdas.
—¿Cómo sabes eso?
—Yo estuve allí, contigo —dijo rotundamente Elam. Una risa nerviosa hizo vibrar las cuerdas bucales de Julius, mientras pensaba si ella estaba tratando de burlarse o estaba jugando con él. Muchas posibilidades se barajaban en su mente, y hasta se le cruzó la idea de que le estaban tendiendo una celada: tal vez era una timadora profesional y sus compinches delincuentes estaban a unos metros de allí, escondidos, haciéndose pasar por transeúntes comunes; o tal vez eran sus amigos que le estaban jugando una mala broma: los conocía, y sabía de lo eran capaces con tal de reírse de él por semanas enteras.
—Ya, no pienses tonteras —hablo ella—; no soy una delincuente, y tus amigos no te están jugando una mala pasada.
Hasta ese momento, ella no había girado la cabeza para mirar de frente a Julius, al hacerlo, se encontró con unos ojos de mirada desconcertada.
—No tenemos tiempo —continuó Elam—, yo no tengo tiempo. Sé que estás confundido y te parecerá apresurado que hable de esta manera, pero te dije, no hay tiempo. Sé que te gusta el rock, y que las paredes de tu habitación están llenas de afiches, tal vez hay muchos, pero no importa; sé que estudias y no es lo que más te gusta; sé que lees muchos libros, y que últimamente fuiste a una institución para aprender esoterismo. Sé que por estos, días tu chica te dejo, y que has estado queriendo aprender Desdoblamiento Astral. Sé que bebes, tal vez demasiado para alguien de tu edad, aunque en estos tiempos, ya no se sabe que es suficiente ¿Puedo continuar con la lista?…
—Yo no te llamé —interrumpió Julius, con ira en la mirada. No comprendía cómo esa mujer sabía tanto de él.
—Tú no personalmente —habló Elam con una voz conciliadora—, pero una parte íntima tuya, sí; escucha: tengo, tenemos una pequeña parte de la eternidad para conversar, luego me iré y no sé si volveremos a encontrarnos. Si algo quieres saber en estos momentos de tu vida, es acerca del Desdoblamiento Astral, así que, solo te pido un poco de tiempo, nada más —entonces ella, mirando los automóviles pasar velozmente comenzó a hablar:
—Equivocadamente nos han enseñado a pensar que los sueños son procesos mentales, imaginaciones inconscientes, y no es así; los sueños son experiencias vividas en un lugar que la civilización ha llamado: Mundo Astral, Mundo de los Sueños, Quinta Dimensión, Mundo Onírico, o Astral simplemente, con un cuerpo específico: el Cuerpo Astral.
El Desdoblamiento Astral, es una situación en la que uno está consciente en el Mudo de los Sueños. Estar consciente allí, es saber que uno está en ese mundo, saber eso es: discernir que el Cuerpo Físico se ha quedado dormido, y que uno está consciente en algún lugar que no es el Mundo Tridimensional.
—Un momento —dijo Julius—, no te estoy pidiendo que me enseñes esas cosas, si recuerdo, no te he pedido nada hasta ahora. Ni siquiera me has dicho tu nombre…
—Tal vez no recuerdes qué has pedido; pero lo sé, te mueres por aprender a desdoblarte; has leído mucho, has practicado mucho, pero hasta ahora, no has logrado nada.
Julius no supo qué lo impactó más, si fue la certeza con que esas palabras fueron lanzadas, o la frialdad con que fueron dichas.
—Julius, no tenemos tiempo —dijo Elam.
—Tiempo para qué.
—Para decirte todo lo que debes saber. Solo déjame hablar unos minutos, unos segundos, si no te llama la atención, si en verdad no te importa, me iré; ninguno de los dos tiene porque perder tiempo, el tiempo es demasiado valioso para desperdiciarlo haciendo cosas que en realidad no deseas hacer ¿Estás de acuerdo? ¿Es un trato?
—Ok. Comienza, o continúa. Disculpa —dijo Julius con desgano.
—El Cuerpo Astral es de naturaleza energética, y todo ser humano posee uno; tú tienes el tuyo, gracias a él, puedes procesar emociones, y sentimientos. El Cuerpo Astral está compenetrando nuestro Cuerpo Físico cuando estamos despiertos; cuando duermes, este sale, se separa, y expresa sus deseos, libre pero inconscientemente en la Quinta Dimensión; mientras todo eso ocurre, tu Conciencia dormida, sigue igual en el Cuerpo Astral, y no se da cuenta cuando este se libera del Cuerpo Físico; en ese estado, en la Quinta Dimensión, sueñas, y lo peor, ni siquiera recuerdas tus sueños. Mi nombre es Elam.
—Elam, qué —dijo secamente Julius.
—Tú solo llámame Elam. Experimentar un Desdoblamiento Astral, es tener la certeza, la seguridad, de que estás en el Astral y actuar de acuerdo a ello. Eso es, tener Conciencia. Si no logras hacer eso, no es un Desdoblamiento Astral.
El término Desdoblamiento Astral, ha sido usado por mucho tiempo en las escuelas esotéricas. Esta cualidad del ser humano de hacerse consciente de su anatomía oculta y de las otras dimensiones, ha sido conocida desde hace miles de años, y como es natural, ha llegado hasta esta época en que la información es universal: en estos tiempos, ya nadie, ninguna institución o grupo, puede declararse único poseedor de las llaves del Astral. Las llaves del Astral, ahora están en manos de cada persona que se atreva a despertar en ese mundo.
Mucha gente que ha experimentado libremente con drogas, ha confundido mucho a los demás acerca del Desdoblamiento Astral, y cada uno de ellos ha creído que sus “viajes” son desdoblamientos astrales. Se entiende por Desdoblamiento Astral, a la experiencia que un humano tiene en el Mundo de los Sueños conscientemente. Esa experiencia para llamarla Desdoblamiento Astral propiamente, puede ser, voluntaria, o involuntaria. Es voluntaria, cuando alguien intencionalmente busca estar consciente en el Astral. Es involuntaria, cuando alguien aunque no busca ser consciente en el Astral, lo es, debido a que de alguna manera, esa persona, está más despierta que el promedio.
El principal requisito para que un experiencia en el Mundo de los Sueños sea un Desdoblamiento Astral, es, que salgas del Cuerpo Físico conscientemente cuando éste se ha dormido; o que en un sueño normal, te des cuenta de que estás en el Mundo de los Sueños, así, el sueño deja ser un sueño, y se transforma en otra realidad, la realidad del Mundo Astral.
Además de saber que estás en el Mundo de los Sueños consciente, y comprender que tu Cuerpo Físico está durmiendo, debes ser capaz de discernir: esto te va a dar la capacidad de diferenciar entre las diferentes energías conscientes que habitan el Astral. Esta capacidad es definitiva cuando quieres determinar si alguna de tus experiencias es realmente un Desdoblamiento Astral.
Debes tener capacidad de decisión: eso te va a ayudar a decidir en cualquier momento, qué es lo que vas a hacer mientras estés consciente en el Astral. Las actividades astrales en las que no tengas capacidad de decisión, son sueños lúcidos, en los que te dejas llevar por los acontecimientos, pero no tienes el menor control de ellos; puede ser que sepas que estás en el Astral, que tu Cuerpo Físico está durmiendo, pero si no puedes hacer nada con voluntad propia, no es un Desdoblamiento Astral.
El libre albedrío, te indica que debes ser libre de seguir tus propias inquietudes y no la de otros seres astrales. Seguir tus propias inquietudes, debe ser la forma de actuar en el Astral y en el Mundo Físico, esa es la única garantía de que estás siguiendo tu camino.
La capacidad de respuesta, hará que puedas afrontar conscientemente cualquier eventualidad en el Astral, y ella nacerá, como resultado del desapego de muchas cosas y personas, eso es lo que le dará mucha serenidad a tus actos; la experiencia de todo eso hará que puedas resolver, problemas propios de la Quinta Dimensión. Esta capacidad, te va a costar muchos años de experiencia, trabajo psicológico, y espiritual.
La capacidad de cuestionar, es la que va a hacer posible que puedas someter a prueba y sin miedo, cualquier acontecimiento y personaje del Astral. Esta capacidad es la que te va a garantizar que puedas dudar, preguntar, y cuestionar, todo lo que veas y oigas en la Quinta Dimensión. Sin esa capacidad desarrollada, vas a terminar siendo víctima de tus fantasías y de tantos seres astrales astutos, y no muy bien intencionados.
Finalmente, en el Astral, tienes que tener autonomía; debes aprender a desplazarte por tus propios medios. Esta capacidad es la más difícil de lograr porque inevitablemente tendrás relaciones con seres astrales que te llevarán, y te ayudarán a movilizarte por ese mundo: la mayor parte los seres humanos todavía no tiene la capacidad de desplazarse en el Astral con destreza; no es un mundo donde puedas usar un mapa y ubicarte, es un mundo donde un pensamiento te lleva a una realidad, y un sentimiento a otra; así, muchas veces los exploradores astrales, se unen a entidades astrales, quienes los ayudan a movilizarse, y eso puede terminar en una dependencia, a veces muy peligrosa.
Cada palabra que decía Elam, fue captando poco a poco la atención de Julius. Una mal disimulada curiosidad se asomó en los ojos de él, y tratando de simular mala gana dijo:
—¿Por qué peligrosa?


Siguiente


Amazon BR: https://www.amazon.com.br/dp/B00BSYEBG6


Publicar un comentario
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.