LA OTRA REALIDAD CONVERSACIONES CON ELAM (19)


—El uso creativo y productivo, de nuestras emociones, sentimientos, y pensamientos, —continuó Elam—, debe ir más allá de todo cuanto nos ha enseñado esta civilización. Los sistemas de pensamiento y sentimiento, usados ya por miles de años, solo han probado contribuir a la infelicidad, y destrucción humanas. Acabar con el programa humano, integrar la dualidad falsa que se nos ha implantado desde niños, es el camino. Juntar nuestra alma fraccionada por la creencia de que el pecado existe, es el trabajo. Solo así nos daremos cuenta de que las emociones, los sentimientos, y los pensamientos, son nuestros, que están a nuestro servicio,  que su estado no depende de alguien, o algo externo; entonces, recién nacerá una nueva psicología, capaz de aventurarse en otras dimensiones.
Si quieres ir en el Mundo de los Sueños a lugares reales, encontrar objetos que no sean creaciones mentales, contactar conciencias interdimensionales, interactuar con personajes verdaderos, tienes que ser dueño de tus pensamientos y sentimientos; además de abandonar el programa humano. Estamos aquí porque somos humanos: actuamos, sentimos, y pensamos, como humanos; si seguimos así, nos quedaremos una vez más. Volver a las estrellas, volver a casa, implica dejar esta civilización, emocionalmente, mentalmente, y finalmente, físicamente.
La ciudad antigua que los rodeaba, luego de los mantras pronunciados por Elam, lucía un poco más destruida.
—Vengo aquí de vez en cuando, últimamente no muy seguido —dijo Elam en forma de susurro a Julius.
—Todo está tan destruido —dijo él.
—Ya vamos, no es bueno estar aquí. Te traje porque quería que vieras los escombros de mi antigua mente humana.
—¡Entonces la mente existe!
—¡Claro! Qué pensabas. Por eso es tan difícil cambiar. En el Astral todos nuestros pensamientos tienen forma, y algunos, ya están allí por cientos, quizá miles de años—. Elam se levantó y se dispuso a caminar. Miró atrás, pues Julius, seguía sentado contemplando los escombros que se extendían en toda dirección.
—¡Ya vamos! —le gritó mientras le extendía la mano. Julius se levantó, dio unos pasos, tomó la mano de ella mientras todo el entorno desaparecía en un remolino embriagador— ¡No me sueltes! —Oyó gritar a Elam— ¡Igual que la anterior vez! ¿Recuerdas? —Julius una vez más se sujetó con mente y corazón. Le pareció viajar a gran velocidad; algo parecido a un zumbido resonaba en sus oídos, luego, el silencio absoluto invadió el espacio. Aún percibía que se estaban moviendo a gran velocidad, porque frente a sus ojos, formas de colores se deslizaban como manchas deformes; el zumbido había desaparecido. Se detuvieron en un gran campo verde, montañas a lo lejos brillaban como si los rayos del sol se reflejaran en ellas.
—¿Qué te pareció? —preguntó Elam.
—Fue magnífico —respondió Julius—. Nunca había vivido algo así.
—Pues no será la primera ni la última; vaya acostumbrándote a ver estas cosas.
En la medida que se hagan cotidianas las experiencias astrales en tu vida, habrá algunas en las que aun cuando no has abandonado el Cuerpo Físico, sientas que algo, o alguien, intenta llevarte hacia la Quinta Dimensión; esto no es tan extraño, y sucede cuando ya estas a punto de salir al Astral; con el tiempo, puede convertirse en un problema, o puede, si es bien utilizado, hacer que conozcas personajes astrales que te llevarán a “lugares” increíbles, y te hagan vivir experiencias extra humanas.
—Como esta.
—Algo así, aunque yo nunca te saqué del cuerpo. El Mundo Astral, como cualquier mundo, tiene sus habitantes; muchos de ellos están dispuestos a ayudarte, curarte de dolencias físicas, mentales, emocionales, y hacerte conocer los misterios de la Quinta Dimensión. Ellos, están atentos a quienes están tratando de despertar Conciencia en el Mundo de los Sueños; cualquier persona que esté practicando Desdoblamiento Astral, en la medida que vaya adentrándose en ese mundo, hará contacto con ellos. Esos seres, no son producto de tu imaginación, son reales; tampoco son demonios como dirían las religiones: en realidad no me atrevería a clasificarlos y ponerles un nombre, solo diré que existen, y que inevitablemente, estemos conscientes o no, estamos involucrados con ellos. Es mejor que estés prevenido, es solo cuestión de tiempo el que vengan a buscarte; cuando esto ocurra no temas; eso será muy difícil en los primeros episodios, pero poco a poco te acostumbraras.
—Eso suena… ¿Peligroso? —comentó Julius.
—¿Peligroso? Sí… algo. Dejarse llevar por alguna entidad astral puede ser una aventura increíble. Ellas conocen ese mundo, y se desplazan fácilmente por él; pero no hay que ignorar los peligros que trae esa relación. No sabes exactamente qué es lo que quieren, y si sus palabras son verdaderas; no sabes si sus intenciones están en concordancia con lo que te comunican.
Explicando bien: cuando sales al Astral, el estado de Conciencia con el que cuentas, aunque sabes que estás allá y que tu Cuerpo Físico está durmiendo, no es el mejor. Ese nivel de Conciencia solo te permite saber que estas en otro lugar, y que ese lugar no es el Mundo Tridimensional, por lo demás, no gozas de todas las capacidades que tenemos cuando estamos conscientes en la Tercera Dimensión ¿Es así?
—Sí, es verdad.
—Aceptar encargos, mensajes, metas para nuestras vidas, o algo de ellos, en ese estado de Conciencia, es un absurdo, y un acto de candidez tremendo.
—Y que hacer ¿Dejar de relacionarse con ellos?
—No. Despertar cada vez más será la única garantía para tu seguridad; ese despertar te dará la certeza de saber quiénes son esos personajes. El deseo sincero de ser libre, es otra herramienta que te va a preservar de cualquier cosa nefasta. Esto es importante porque en el Mundo Astral, uno se encuentra sin la personalidad. La personalidad la hemos formado, y la ha formado esta sociedad; ella también es una entidad energética pero su vibración corresponde a la Cuarta Dimensión, el Cuerpo Astral corresponde a la Quinta Dimensión: como la personalidad corresponde a la Cuarta Dimensión y tiene un particular estado de vibración energético, ella sencillamente no te acompaña al Astral. Es por eso, cuando te desdoblas, como estas sin la personalidad, puedes hacer muchas cosas que aquí en el Mundo Tridimensional te reprimes de realizar. El que se pueda tener una experiencia sin la competencia de la personalidad puede ser una gran ayuda, y un gran problema a la vez: cuando estas sin la personalidad en el Astral, sencillamente actúas como realmente eres, estas desnudo, psicológicamente.
El avance espiritual a través del Desdoblamiento Astral está condicionado a que seas realmente lo que dices ser. Entre humanos podemos engañarnos fácilmente porque nos ponemos la máscara de la personalidad; allá en el Astral, ya no hay máscara, y cada quien es lo que es, y eso si es peligroso para explorar el Astral. Es peligroso porque cuando hacemos contacto con conciencias astrales, ellas, muchas veces nos van a decir, y ofrecer muchas cosas; o querrán llevarnos a sus mundos, y enseñarnos: esos mundos no están en lugares definidos como estamos acostumbrados a ubicar las cosas en el Mundo Tridimensional, esos mundos están en diferentes estados vibratorios del Astral. No conoces esos mundos, no sabes dónde están, cuando estés allá, probablemente no sabrás cómo regresar, y quien sabe, podrías quedar preso en esos reinos, gracias a alguna característica humana que no puedas controlar.
Para ganar nuestra confianza, y someternos, las conciencias del Astral utilizan todo lo que el ser humano es. Todo cuanto somos emocional y mentalmente; todas nuestras creencias, ambiciones, metas miedos, etc., son usados para conseguir nuestra aprobación y convencernos de que los acompañemos. Si estás buscando a Dios, probablemente te dirán que lo vas a conocer; si estás buscando extraterrestres, probablemente te dirán que los vas a contactar, o que ellos lo son. Cualquier cosa que desees, te la ofrecerán con tal de obtener tu confianza.
Julius puso cara de asombro y terror; Elam, temió haber hablado demasiado, aun así, pensó que si había comenzado, era mejor terminar.
—Un guerrero —Continuó hablando Elam—, es alguien que ha dejado atrás el programa humano voluntariamente; es alguien cuyas acciones no tienen motivaciones humanas, así, le es fácil ser impecable, y estar más allá de la moral, la ética, los diez mandamientos, el bien y el mal, y cualquier cosa que haya creado la civilización humana; entonces, un guerrero no podrá ser manipulado de ninguna manera en el Astral. La ética, la moral, son reglas propias de esta civilización, son funcionales, y sirven para vivir en esta sociedad, en el Astral, son inútiles, y son un peligro. Lo único que tienes para aventurarte en esa otra realidad, es tu impecabilidad, y tu incondicional amor a la libertad. Si eres impecable y amas la libertad incondicionalmente, puedes dejarte llevar por alguna conciencia del Astral a donde sea, y conocer esos mundos. Si no eres impecable y cambiarías la libertad por unas monedas, probablemente terminarás mal, en ese caso, es mejor no dejarse llevar.
Todas las clasificaciones de los seres del Astral han sido hechas desde el punto de vista humano. Con nuestro sistema de creencias como soporte, esa clasificación no es correcta ¿Cómo clasificar niveles de conciencia desconocidos, conformaciones morfológicas mutables, y extrañas? ¿Cómo clasificar sistemas mentales, y emocionales, totalmente nuevos, con un número limitado de palabras que están creadas para explicar un Mundo Físico, no un Mundo Energético? No es posible describir con palabras humanas, lo que es el Astral y sus habitantes. Va a ser necesario un nuevo lenguaje, un nuevo sistema mental y emocional, y una nueva espiritualidad, además de nuevas palabras nacidas en la Quinta Dimensión, para describir, y explicar claramente ese mundo.
Lo que vas a sentir cuando quieran sacarte de tu Cuerpo Físico, es más o menos así —continuó Elam—. Sentirás a la entidad astral como si estuviera tocándote. Generalmente sentirás que te sujetan por las axilas, eso puede ser algo molesto si es que tienes tendencia las cosquillas; también pueden sostenerte de alguna otra parte del Cuerpo Físico; en ese momento, lo mejor es mantenerse sereno y relajado.
Cuando sientas que te sujetan, concéntrate para no perder la oportunidad; entonces, con gran valentía, desapego, y Conciencia despierta, déjate llevar.
—¿Sin miedo? —Preguntó Julius con una mueca en el rostro que mostraba cierto nerviosismo.
—Si eres impecable no hay nada que temer —dijo Elam con severidad—. El consentimiento viene desde dentro de uno, no es necesario que lo digas verbalmente, solo acepta mentalmente, y puedes pensar algo como “vamos” o “ya llévame”. Sentirás un tirón y serás literalmente arrancado de tu Cuerpo Físico. Estate consciente de que estás desdoblado, y que estás viviendo esa experiencia en el Mundo de los Sueños, mientras que tu Cuerpo Físico, queda dormido.

Una sonrisa imposible de descifrar si era resultado del miedo, o de la alegría, se formó en la cara de Julius. Elam continuó:

Anterior   Siguiente

De venta en Amazon:

Amazon CA:https://www.amazon.ca/dp/B00BSYEBG6 


Publicar un comentario
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.