MADURACION DE LA CONCIENCIA ASTRAL


Cuando comenzamos a tener desdoblamientos astrales o viajes astrales, la conciencia que tenemos allí, es la de un niño astral (vamos a llamarle así). Esta pequeña conciencia, es como la que tenemos cuando somos pequeños. Recordemos, cuando teníamos 3, 4, ó 5, años de edad; muchas cosas nos impresionaban, éramos lucidos en lo que se refiere a percibir este mundo con nuestros cinco sentidos, pero éramos impresionables, y creíamos en Santa Claus y en que nos traería regalos en la navidad. Lo mismo ocurre con la conciencia que nace en el astral, al principio es bastante impresionable e inocente. En la medida en que nos vamos adentrando a ese mundo, esa conciencia adquiere madurez, se va haciendo más robusta y va mostrando cualidades y capacidades que le son naturales.





En el mundo tridimensional, la interacción con las personas y los eventos son los que finalmente nos van dando la madurez necesaria para enfrentar nuevos eventos, así, en un proceso que involucra partes emocionales, mentales y espirituales vamos por la vida aprendiendo. La conciencia del cuerpo astral toma el mismo camino cuando es usada a voluntad y conscientemente. Los diferentes personajes que vamos conociendo en el mundo astral y los diferentes eventos y experiencias que uno vive con ellos, van haciendo madurar y crecer esta conciencia. No se puede hacer crecer o madurar esta conciencia, con formas de pensar, sentimientos, o acciones que corresponden a la tercera dimensión. La conciencia astral solo crece y madura con la experiencia directa y consciente en el mundo astral.


Ayuda trabajar en el mundo tridimensional con aspectos emocionales y psicológicos. Este trabajo principalmente repercute en la lucidez en el astral, pero no madura a nuestra nueva consciencia.


Así como, en un determinado terreno, por ejemplo el profesional dado en el mundo tridimensional, sólo se puede desarrollar soltura, confianza, experiencia en la cancha, en el trajín diario de las cosas que involucran esa determinada actividad profesional; igualmente en el astral esos aspectos solo se desarrollan al estar cada vez más conscientes en ese mundo y no solo eso, si no, al estar por más y más tiempo en la 5ta dimensión, estableciendo relaciones y experimentando ese mundo. Eso nos dará la experiencia y la madurez para enfrentar, ese mundo.


Pongo el término enfrentar ese mundo, porque es un mundo lleno de criaturas, muchas de ellas creaciones mentales nuestras, hay otras de muy diversa naturaleza pero esencialmente muy inteligentes y astutas que al primerizo lo embaucan con sus tratos y contratos a la primera oportunidad.


Allá, nuestra conciencia astral inexperta, se cree todo lo que ve, y todo lo que escucha. En realidad es la conciencia de un niño a quien le dicen: “Soy Jesús” y se lo cree; o le dicen: “Soy extraterrestre del planeta tal o de la galaxia tal y traigo un mensaje”, y una vez más se lo cree; o le dicen: “Soy la Virgen María y te digo esta profecía” y una vez más se lo cree; o le dicen: “Soy Mikey Mouse master of the universe” e increíblemente una vez más, se lo cree. Así de inocentes y cándidos somos en el astral. La única forma de salvar este problema es con la investigación más profunda del astral.


Para profundizar en el astral, hay que abandonar la forma humana, hay que morir, abandonar los condicionamientos humanos que distorsionan el astral. Hay que despertar, espabilarse, acabar con el sueño, dejar de estar drogados con la civilización humana. Solo así vamos percibiendo ese mudo cada vez con más claridad, entonces, las cortinas caen y la bruma se disipa. En cada experiencia vivida en el astral, nuestra pequeña conciencia va adquiriendo experticia, no solo en el uso del cuerpo astral, si no, también en aspectos psicológicos propios del astral, que impedirán que cuando aparezca cualquier astuto, con algún cuento, nosotros le creamos.


Este proceso, como en el mundo tridimensional, tomará años y pacientemente habrá que ir avanzando. Una cosa llevará a la otra. Sin prisa, como quien no quiere la cosa, con un escepticismo sano, el aventurero del astral, se irá adentrando cada vez más y más en esa más que eternidad, camino a su libertad.


ivn
aprendizxdexmago@gmail.com
Publicar un comentario
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.