LA OTRA REALIDAD CONVERSACIONES CON ELAM (14)




—¡Hay un amigo que me dice que se iría a vivir al Astral! —Dijo Julius con entonación alocada.
—Pues que compre un boleto —le respondió Elam riendo.
—En serio, él dice que todo es más fácil allá.
—No es la primera vez que me dicen eso; he visto muchas personas que buscan aprender Desdoblamiento Astral para escapar de este mundo. No se puede escapar de este mundo. Si nos negamos la experiencia de vivir encarnados en un cuerpo humano, regresaremos, como lo hemos venido haciendo, una y otra vez.
Se deja de volver a este mundo cuando has agotado la experiencia humana, y en ese proceso, te has hecho consciente de todo lo que involucra vivir en el Mundo Tridimensional; entonces, la existencia en la civilización humana, deja de ser un misterio. Solo estamos preparados para dejar este mundo y no volver más, cuando al fin, la luz ilumina los misterios de la naturaleza y ya no hay nada con que jugar, o con qué entretenerse.
Cuando de algún modo hayas agotado todas las distracciones del parque de juegos de esta civilización, naturalmente nacerá una inquietud desde la parte más íntima de tu Ser. La seguridad de que interpretar el papel de humano no es suficiente, comenzará a expresarse en tu centro emocional, y mental; así, la búsqueda de respuestas querrá ampliar sus horizontes más allá de todo lo que la humanidad ha creado; solo entonces, estarás preparado para acceder a lo más íntimo de tu alma, y te darás cuenta que la única respuesta, era la que tu Conciencia siempre supo: dejarás de buscarte en actos insulsos como el afán por la riqueza, la fama, el poder, las drogas, el alcohol, el sexo, y en miles de otras distracciones que ha inventado la sociedad humana, para tratar de aliviar la terrible soledad en que se desenvuelve; entonces, el famoso Yo Soy, adquirirá sentido propio, y pleno. Solo bajo esa circunstancia se puede dejar de ser un Ser humano, y existir en otras dimensiones.
El Astral, es más complejo que nuestro Mundo Físico, y sus demandas son muy diferentes de las que estamos acostumbrados. Cuando una persona decide cambiar de país para lograr mejores perspectivas de vida, lo primero que tendrá que hacer, será conseguir un empleo. El empleo le garantizará contar con el dinero que necesita para obtener lo esencial, y así garantizar su subsistencia y posterior desarrollo. En el Astral, las cosas no toman ese rumbo; en la Quinta Dimensión, la comida para la permanencia en ese mundo, es la energía en formas particulares. Esa energía, proviene de otras fuentes diferentes a nuestras fuentes de energía tradicionales como la comida. La energía para existir en el Astral, parece venir, al menos en ciertos sectores, de otras criaturas propias de esa dimensión, y también de la parte material y no material de los seres de este planeta: humanos, y no humanos. En esencia, la Quinta Dimensión también es un mundo predador. Si alguien estuviera medianamente despierto en el Mundo Astral, más que ganas de quedarse allí, sentiría que le falta mucho para integrarse a ese mundo y su compleja dinámica de “vida”.
—No es tan fácil…
—No —interrumpió Elam—. Las visiones celestiales del Astral, son solo el resultado del sistema de creencias humano ¿Por qué habrían castillos, y seres encantados en el Astral? Muchas de esas figuras, nos hacen recordar dibujos, pinturas, e ilustraciones hechas por nosotros los humanos. Además, la poca energía con la que cuenta la persona promedio, solo le basta para estar algunos momentos, consciente. En esas condiciones no es posible mudarse allí.
Cuando alguien comienza a tener experiencias astrales, si no se tiene cuidado, y no se cultiva un escepticismo sano y equilibrado, se puede dar la circunstancia de creer que ese mundo es mejor. Esta creencia es muy subjetiva; con el nivel de Conciencia con el que contamos cuando estamos comenzando a experimentar los desdoblamientos astrales, que es muy bajo, y por tanto nuestras percepciones de ese mundo, muy fantasiosas; llegar a la conclusión, de que la Quinta Dimensión es un lugar menos estresante, es un error. Eso sólo demuestra que queremos volver al vientre de nuestra madre, donde todo era cálido y tranquilo. Es como si un niño fuera a la avenida principal de una gran ciudad y tratara de relacionarse con la gente. Seguramente se encontraría con personas buenas, pero también haría contacto con muchos humanos indeseables; el nivel de conciencia básico, inocente, con el que cuenta, no le permite saber, quién es quién.
Una persona que tenga una vida normal, con proyectos y metas en este mundo, se tomará con mucha seriedad la aventura astral. Mucha gente en estado de depresión busca una salida en el Astral, y la respuesta no es esa. El Astral, tiene una puerta cuya llave es, el equilibrio, la salud mental, emocional, y espiritual. Esa llave no puede ser falsificada, ni burlada. No hay forma de entrar conscientemente al Astral, y menos quedarse a “vivir” allí, sin hacer ese trabajo.
El Astral, al ser una dimensión de naturaleza energética, necesita de un estado superior de Conciencia. Ese estado de Conciencia, solo puede ser desarrollado en el Mundo Físico, a través de la interrelación con nuestros semejantes y el universo: son las infinitas interacciones que tenemos con el Mundo Tridimensional a través de nuestras acciones, pensamientos, y sentimientos, y la conciencia de ello, lo que finalmente incrementa nuestro nivel consciente, y energético, y con el tiempo facilita que se pueda existir, Ser, en la Quinta Dimensión.
Las experiencias astrales, tienen consecuencias, esto debe saber toda persona que piensa dedicarse a ello: para comenzar, acabará tu tendencia materialista: los objetos como parte importante de la vida de un Explorador Astral, dejan de tener importancia. El experimentar otros mundos, y comprender que se podría “vivir” allí, hace que el desapego material surja de forma espontánea; así nace una espiritualidad diferente, más sincera.
Entonces, el Explorador Astral cuyas experiencias son muchas, y que a través de ellas ha logrado hacer contacto con seres astrales, tiene dos vidas: la que vive en el Mundo Físico, y la que vive en la Quinta Dimensión ¿Cómo se interrelacionan la vida en este Mundo Físico, con la vida en el Mundo Astral? Hay una sola respuesta para eso: si quieres avanzar en el Mundo Astral, tienes que perfeccionarte, hacerte más consciente; y el único lugar donde puedes hacer eso, es en el Mundo Físico.
La inmensidad del Astral es tanta, que lo que se necesita para explorar ese mundo, es energía y Conciencia despierta. Hay sectores a los que uno no tiene acceso, simplemente por ese detalle.
Cada ser humano produce una determinada cantidad de energía, el cómo la utilice, definirá si va a conocer algún día el Astral de forma Consciente. Las expresiones humanas de depresión, dolor, ira; las actividades sin sentido, realizadas solo para satisfacer nuestros deseos; consumen nuestra energía inútilmente; el resultado es, que el Astral se hace inaccesible, y si ya podemos salir a la Quinta Dimensión, lo hacemos solo por algunos instantes, y con muy poca Conciencia.
Si quieres hacerte explorador interdimensional, y “vivir” en el Astral realmente, tienes que disciplinarte mucho; solo así podrás tener la suficiente energía, para permanecer consciente en ese mundo, el tiempo que desees.
Un inmenso desierto iluminado por una luz omnipresente los rodeaba, no había sombras, viento, calor, frío, hambre, cansancio, ni sensación de esfuerzo alguno.
—Dime Julius ¿Qué ha sido de tus vidas anteriores? —Preguntó Elam.
—No sé si habré tenido alguna.
—¿Nada?
—Es que en verdad no lo sé
—Llegar a conocer nuestras vidas anteriores, se hace indispensable cuando queremos avanzar en el camino de la libertad. Conocer de primera mano los errores que has venido cometiendo existencia tras existencia, inevitablemente te llevará a cambiar tu vida. 


De venta en Amazon:


Publicar un comentario
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.