EL CANCER


No es mucho el tiempo que pase sin que gente que vive a mi alrededor muera de cáncer. Me pregunto ¿Por qué de cáncer? 


Dentro de los muchos estudios relacionados con el cáncer se han tomado en cuenta los relacionados a la genética, bioquímica, etc. 


Para un nuevo mundo con una visión holográfica las explicaciones de estos estudios no son suficientes.

Un nuevo mundo que va más allá del materialismo, no puede contentarse con oír que todo es culpa de unas células que sin razón han decidido hacer todo lo contario a lo que han sido destinadas a hacer.


Más allá de todo, la ciencia actualmente no sabe por qué es que se da un proceso de metástasis. Cómo es que el cáncer invade literalmente el organismo y se dispersa mortalmente. Se busca en estudios químicos, bioquímicos si hay un desencadenante para todo esto. Se busca  razones científicas para saber por qué un tumor crece. Hasta ahora muchas cosas acerca del cáncer son un misterio. 


La medicina solo puede hacer ciertas sugerencias nada concluyentes, para prevenir el cáncer, así, sugiere educarse en la dieta, salud mental, hacer deportes, manejo de situaciones de stress, etc. Mientras todo esto ocurre, el cáncer sigue avanzando.


En un estilo de vida que asume que todo en el universo está conectado y que no hay nada que no se vea afectado por las diferentes manifestaciones físicas,  emocionales, psicológicas y espirituales es cosa de locos no darse cuenta de que el cáncer es solo la consecuencia natural de la forma de ser del humano.


 
Mirando fríamente nuestra civilización invadiendo el planeta con asfalto, acero y cemento, me pregunto, si es que no estamos haciendo lo mismo que el cáncer. Las ciudades desde lo alto lucen como procesos cancerosos que avanzan lenta pero firmemente, colonizando la tierra natural, los bosques, lagos, playas, etc.

Bastaría con mirar estas fotografías para darse cuenta de que el ser humano, en su interior es neoplásico.  Nuestra civilización, es cancerosa, cancerogénica; siendo así, es lógico que la segunda causa de muerte en el mundo sea el cáncer.


Cuando venimos a este planeta, para muchos probablemente, la lucha por la supervivencia sea la más importante. Para otros, más afortunados sus luchas irán en otros diversos frentes; generalmente se tratará de gente que se ha propuesto seguir algún camino más allá de la supervivencia. Ese camino también estará ligado a algún qué hacer en las diferentes ocupaciones que ha inventado la sociedad, pero, cada quien esté donde esté, está buscando hacerse un campito, un lugar, tal como cualquier célula cancerosa. No todo termina allí, si no que una vez logrado el campito, buscamos, con el fin de que el pequeño espacio obtenido sea más confortable, hacernos de más lugar ¿Como lo hacemos? Buscando gente que trabaje con nosotros, convenciendo a los demás, por las malas y por las buenas, que nuestro sistema de creencias es lo mejor, y crecemos ¿Acaso no hace eso mismo el cáncer? En un proceso que el ser humano ha llamado éxito, seguimos con el mecanismo y seguros de nosotros mismos tomamos más fuerza y nos aventuramos a la conquista ya no de la ciudad si no del país (proceso avanzado del cáncer).  En el éxtasis del placer que da el poder, con más recursos de los que alguna vez habíamos soñado, nos aventuramos a la conquista del mundo, sabedores de que nada ya podrá detenernos (metástasis).


Todo este proceso de crecimiento de la civilización humana, tiene sus orígenes en la forma de pensar del ser humano, en su sistema de creencias, que es muy, si no, exacto a lo que el cáncer hace. 


Librarse del cáncer significa abandonar la forma humana. La forma humana es por naturaleza cancerosa, no es entonces casualidad que el cáncer esté tan cerca de nosotros.


Busquemos en cada uno de nosotros, en qué medida los pensamientos, sentimientos, y acciones que tenemos son cancerosos. Abandonemos ese sistema de creencias y vivamos libres. Las leyes del éxito de este mundo son demenciales y solo llevan al dolor.


La curación del cáncer tiene que estar acompañada de un cambio radical de la persona.  Abandonar la psicología cancerosa es importante e inaplazable para alguien que está siguiendo cualquier terapia para el cáncer. 


Si se tomara el cáncer como un proceso de enseñanza para ser mejores humanos, estoy seguro que los tratamientos convencionales para el cáncer tendrían mucho más éxito. 


El amor siempre será la mejor cura para el cáncer, el amor a la libertad, el amor al planeta donde vivimos y a nuestros semejantes, el amor que dice que debemos dejar vivir con libertad a todo ya todos, que nuestra supervivencia está asegurada que no hay nada qué defender ni invadir. 

ivn
aprendizxdexmago@gmail.com

Publicar un comentario
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.