NO HAY INFIERNO, NO HAY DIABLO

Por siglos la humanidad ha venido sintiendo pánico ante estos tres aspectos. El terror que nos han enseñado a sentir desde niños nos acompañará hasta la muerte en la mayoría de los casos. En pleno siglo XXI las tradiciones y las memorias nos siguen azotando con despiadada crueldad. Las instituciones nada hacen para aclararle al hombre, para decirle que ya deje de temer, que ese nudo en su corazón no tiene porque estar allí, que en realidad no existen infierno y diablo. El infierno fue creado para retener a las masas ignorantes. Las élites de poder, siempre más educadas que el resto se valieron de este magnífico argumento para mantenerse en el poder y contener a la muchedumbre. Encima también le echaron una serie de códigos morales, éticos, religiosos, espirituales, etc. Códigos que por su puesto las élites que mantenían el poder, no cumplían pero que se empeñaban en que todo el mundo que no perteneciere a su círculo las cumpliera. Inventaron libros y luego la autoría de ellos se la dieron a Dios. Inventaron mandamientos y dijeron que Dios los había dado. El poder distinguir más o menos los extremos de la verdad no significa que luego se utilice ese pseudoconocimiento para manipular a la humanidad. Los que hicieron esto siempre supieron que infierno, y diablo era solo una invención humana, pero mantuvieron y mantienen su postura porque les conviene. Cualquier dictador material, o espiritual necesita una estrategia, esta consiste en tener un objetivo “noble” una meta, en este caso el cielo, pero para manipular a las masas también se necesita al contrario, al que no va a dejar que se consiga el objetivo, para el caso, el diablo, que nos llevará al infierno. Si es que algo sale mal, es culpa del diablo, la tentación le llamamos, y le echamos la culpa de nuestros actos y nos liberamos de la responsabilidad. Si el proyecto espiritual tiembla es culpa del demonio por consiguiente hay que hacer cualquier sacrificio para salvar al hombre de las garras de el maligno. Este juego ha venido sucediendo desde el comienzo de la civilización y es tan bueno que luego de miles de años sigue funcionando a la perfección.

Con respecto al infierno decimos que es un reino en el que habitan esos espíritus malvados llamados demonios. Decimos que viven allí en una sociedad jerarquizada, donde hay diferentes tipos de demonios, desde el más pequeño hasta el más grande, tal como cualquier institución humana, esto es una locura. Si existiera el infierno yo no sé que tipo de estructura social tendría, pero si estoy seguro de que no se parecería en nada a lo inventado por la sociedad humana. Decimos que las almas malvadas de las personas malvadas van allí para pagar lo que hicieron en vida. Decimos que hay terribles castigos en el fuego eterno, etc. Nada de esto es cierto, Dios no castiga a nadie porque no es su naturaleza.

A todo esto se agregó el concepto de virtud y pecado. Pusimos 7 pecado capitales y sus correspondientes antónimos. Durante miles de años el hombre ha venido cultivando las virtudes y no ha llegado a nada. Inventamos también el concepto de bueno y malo y luego lo utilizamos a como nos venga en gana con tal de obtener los resultados que queremos. Las palabras justo e injusto, sirven para explicar nuestro particular punto de vista. Es gracioso todo esto. Dios en su profundo amor nunca dijo nada. Dios en su irrestricto respeto por el libre albedrio nunca puso reglas. Dios en su incomparable grandeza no tiene enemigos ni nada que le haga sombra. Dios es Dios y es toda la creación material e inmaterial. Nada escapa de su influencia y nada podría existir sin su energía, (incluido el diablo, si existiera).

Hay que liberarse del concepto diablo e infierno. Esto es fácil, es solo cuestión de darse cuenta que son solo inventos del creativo ser humano. Cuanto peso le será aliviado al ser humano, al fin podrá levantar la cabeza y mirar nuevos horizontes.
Y entonces, si el diablo y el infierno no existen ¿Que es lo que hay? Hay diversas expresiones de Dios muchas de ellas muy extrañas e incomprensibles todavía para el ser humano, mientras siga viviendo como ser humano. Habrá que mirar nuevos horizontes, como dije, habrá que tener la valentía de dejar todo lo que esta sociedad nos enseña y desaprender todo lo que nos enseñaron para tener ligereza y poder subir la montaña con la ilusión de que al otro lado de ella encontremos la verdad.

aprendizxdexmago@gmail.com
Publicar un comentario
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.