EL DESDOBLAMIENTO ASTRAL Y DIOS

Este tema es difícil de abordar. No hay una sola respuesta a esto, y es porque las personas que se desdoblan son de diversas creencias. Los hay Cristianos, budistas, espirituales libres, esotéricos, hinduistas, etc., y cada quien, cree en Dios a su manera. Por esa razón, que en un Desdoblamiento Astral, cada quien ve lo que su formación cultural, y religiosa le muestra.

El ver de esa forma el Astral, no es malo ni bueno, es solo que vemos lo que estamos condicionados a ver.

Esa es la cortina que hasta ahora no estamos pudiendo descorrer. Esa es la niebla que nadie  aún ha podido disipar. El Astral, en pleno siglo XXI, sigue siendo un misterio. Este misterio es imposible de resolver porque nuestra forma humana nos lo impide. 

Unos, dicen que allí hay seres de luz, y hermanos mayores que nos quieren guiar. Otros, dicen que allí podemos contactar seres espirituales. Muchos, dicen que allí están las personas que murieron. Los que han sido formados en escuelas esotéricas hablan de templos de luz, donde se dan clases de sabiduría, y que allí se encuentran los maestros de la humanidad. Pero no solo se ubican allá las personalidades buenas y templos de luz. Se dice también que en las dimensiones inferiores están los seres perversos, malvados por naturaleza, cuyo único fin es extraviar al caminante de estos senderos poco recorridos.

Esta forma particular de ver las cosas, como una dualidad perpetua que desde el mundo tridimensional se extiende incluso a las otras dimensiones, es propia del ser humano. La única explicación que encuentro a esto, es que somos tan soberbios que pensamos que el universo está hecho a la medida de nosotros; o en todo caso, somos demasiado ignorantes, poco inteligentes, y nuestra capacidad mental no es suficiente para comprender que este sistema humano, es solo eso, un sistema, que es el resultado de ser humanos.

Como humanos, todo lo que hemos creado, está de acuerdo a nuestro sistema de supervivencia. El sistema de jerarquías, tan involucrado en nuestra sociedad para dar un determinado orden y progreso, solo es propio de la tercera dimensión. 

En un mundo donde hay más de tres dimensiones, donde el alimento ya no son los carbohidratos, proteínas, vitaminas y lípidos. Donde el trabajo tal y como lo conocemos no existe. Donde las conciencias están, y no nacen en un cuerpo pequeño que hay que cuidar muchos años. Donde, tal vez, la principal actividad no sea ganarse el pan de cada día tal y como lo hacemos ahora…¿Qué sentido tiene aplicar todas nuestras leyes humanas? ¿Qué sentido tiene, pensar que en el Astral, hay la misma jerarquización como en el sistema humano?  ¿Qué sentido tiene pensar en la jerarquización de los ángeles por ejemplo?

Ángeles, Arcángeles, Principados, Potestades, Virtudes dominaciones, Tronos, Querubines, Serafines. Me recuerdan a la jerarquización del ejército: Teniente, Capitán, Mayor, Comandante, Teniente coronel, Coronel, etc. Y lo mismo va para las iglesias. La iglesia católica tiene por ejemplo: Fieles laicos, Párrocos, Obispos, Cardenales, Papa. Las demás religiones, grupos espirituales, grupos esotéricos, etc., todos tienen su sistema jerárquico.

¿Realmente creemos que en el Astral estos sistemas jerárquicos siguen existiendo? ¿Realmente creemos en un Papa astral?

Todo este sistema de jerarquías, se da solamente en el mundo tridimensional, y no solo los humanos lo practicamos, sino que los animales también.

Si se analiza el sistema jerárquico, este, es el sistema más violento para mantener el orden. El sistema jerárquico se basa en el uso del poder y la fuerza como elemento disciplinario y de corrección. El sistema jerárquico, no cree la capacidad de reflexión del ser humano. El sistema jerárquico, no busca la superación, en ninguna de las áreas en el que es usado, solo quiere que se cumplan las leyes a pie juntillas. Es muy útil para administrar grandes sistemas como son los militares, empresariales, religiosos, políticos, militares, etc., pero no sirve para hacer de un ser humano un persona libre, reflexiva, y consciente.




Dado que el sistema jerárquico es de naturaleza tridimensional, ¿qué es lo que nos hace pensar que en las dimensiones superiores esto se siga dando? Tal vez, como antes lo dije, nuestra irremediable soberbia humana.

Pero ¿una persona que se desdobla debería creer en Dios? Eso lo dejo a la reflexión de cada explorador del Astral. Personalmente no creo en un Dios católico, ni cristiano, ni en ningún Dios que personalice el bien, la bondad, la paz; que de mandamientos y lecciones de cómo es que debería ser las cosas según su particular punto de vista, que oh casualidad, coincide con los objetivos y metas de los que creen en ese Dios.

El Dios con forma humana, es nuestro invento; a cuenta de nuestras debilidades, ambiciones, planes políticos, y económicos, lo hemos creado a nuestra imagen y semejanza. 

El Dios de esta humanidad es todo, menos espiritual. El Dios  frente al cual no arrodillamos, es uno que ha tomado partido, y que está peleando con otros su hegemonía en el mundo.

Eso, no es Dios. Eso es usar de una manera astuta y malvada los poderes del verdadero Dios.

Para mí, Dios es la energía que subyace a todo cuanto existe, sea visible o no. Dios, es lo que da origen y mantiene la vida. Es la energía del Sí, cuando es si, y la energía del No, cuando es no. El la energía de los milagros y los desastres. Su trabajo, para bien o mal, -según sea lo que nos conviene- es crear.

Dios es el antílope que corre por su vida huyendo del león en la sabana africana, pero también es el león que busca su presa. Dios es la paz y la guerra, la justicia y la injusticia, lo bueno y lo malo, lo blanco y lo oscuro. No hay nada que no sea ÉL, y nada puede existir sin que Él esté involucrado directamente.

Aparentemente este Dios es el Dios de las contradicciones, de los opuestos, pero no es así. Este, es el Dios de la eterna generosidad, y da a cada quien, lo que desea en secreto en lo más profundo de su corazón.

Dios es amable y generoso con todos, y nadie se puede quejar que no ha recibido nada de Él. Es solo que siempre nos da lo que estamos buscando, queriendo, o deseando. Si tenemos una psicología enferma y destructiva, eso obtendremos de Dios: una vida llena de enfermedades y pérdidas. Si tenemos una psicología creativa y productiva, eso será que obtendremos en nuestro paso por este mundo. Si somos buscadores de la verdad, eso será lo que encontremos.

Dios es la infinita conciencia y ella se manifiesta a través de nosotros como una conciencia personal, y esa pequeña conciencia, es como una gota de agua del océano, su naturaleza, es la misma. En fin, como ya se dijo: somos Dios.

Así, Dios, no está en las iglesias ni en los altares y no es patrimonio de nadie. Dios, es cada átomo del aire que respiramos, y Dios tragándose a sí mismo, usándose a sí mismo, experimentándose a sí mismo a cada instante, es la más grande verdad que algún día ojalá podamos experimentar conscientemente.







Ivan Guevara


  


1 comentario:

Anónimo dijo...

Excelente filosofía

Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.