PERSONAJES DEL ASTRAL

No voy a tratar de sistematizar ni clasificar nada, eso solo llevaría a confusión. Las sistematizaciones propias de la Tercera Dimensión, no sirven para explicar lo complejo de las energías que nos conforman. Tampoco uso las palabras en la cabal definición en el Diccionario de la Real Lengua Española, debido a que todavía no se han creado los términos para explicar situaciones  y fenómenos propios del Astral, pero sé que los que se desdoblan me comprenderán.

Las personas que se desdoblan y están conscientes en el Astral, habrán notado en sus experiencias que inevitablemente se encuentran con personajes extraños.

Muchos sufren ataques de entidades que los aterran y tratan de someterlos. Muchos reciben visitas y visiones de figuras divinas que les dicen que deben portarse bien y salvar a la humanidad.




La mente es sorprendente. La mente no es el cerebro, sino que es el software que usa la masa encefálica para expresarse coherentemente a través de algo que el ser humano ha llamado inteligencia; la Mente, es también una entidad energética particularizada de la mente absoluta.

La Mente no es la Conciencia, pero diremos que la Conciencia usa la Mente para resolver asuntos propios de la Tercera Dimensión y de las otras dimensiones si está despierta.

El uso productivo de la mente tanto en el Mundo Físico como en el Astral, tiene que ver mucho con lo conscientes que seamos. Ser consciente, es el  proceso de despertar, en el que esta acción acumula cierto tipo de energía especial, y cuando esta llega una masa crítica, se da cuenta de sí misma.

La Conciencia no piensa, usa la mente. La conciencia no siente, usa los sentimientos. La Conciencia es lo que le da lucidez a nuestros pensamientos y sentimientos que luego se traducen en acciones.

¿Sirve la Mente en el Astral? Si no hay Consciencia en el Astral, la mente no sirve de nada. Somos autómatas expuestos a nuestros sentimientos y pensamientos sin control. La Mente Astral, es diferente a la Mente con la que nos desenvolvemos en la Tercera Dimensión. La Mente Astral, es una que si es usada conscientemente, produce fenómenos tan increíbles que ninguna película de Hollywood podría replicar.




Si concebimos el universo como una infinidad de vibraciones, y por tanto sabemos que todo es energía, entonces tenemos que comprender que todo lo que sabemos, creemos, sentimos, pensamos, tiene existencia en otra dimensión.

La idea de Dios que nos inculcaron en nuestra niñez, aun cuando ahora tengamos otra, pervive y está intacta en otro nivel.

El monstruo al que temimos de niños, está aún escondido en nuestro subconsciente, pero también todavía deambula furioso en otra dimensión.

La historia del OVNI que nos contó papá o el tío, está allí, en nuestra mente, y está en alguna vibración de la naturaleza. Entonces me pregunto, ¿cuántas cosas mentales, emocionales, intelectuales hay dentro de nosotros? Millones, o varios cientos de millones.

Nadie lee, ve, oye alguna información, y no importa de qué naturaleza sea, impunemente. Cada cosa que nos metemos en la cabeza, cada libro que leemos, cada imagen que vemos, cada experiencia que tenemos, quedan grabadas no solo en nuestra memoria, sino a nivel energético en algún lugar.

Siendo las cosas así, cuando nos desdoblamos, los primeros personajes astrales con los que nos encontramos, son nuestras creaciones mentales. Ellas viven en el Astral, y por increíble que parezca, poseen algún tipo de autonomía.

La dualidad del ser humano (bien y mal), que fue creada para para el desarrollo de esta civilización, nos ha hecho concebir el mundo como el lugar donde ese bien y ese mal están en constante lucha. Ese sistema lleno de villanos malvados y santos héroes, ha hecho que en nuestra mente esos personajes estén en constante lucha. Lo curioso de todo es que la lucha no es solo mental, sino que en algún lugar del Astral, esos personajes están arrancándose los ojos; este conflicto es beneficioso para esta sociedad. Pero, el bien y el mal; la luz y sombra, son solo conceptos que el ser humano ha creado para sobrevivir y prosperar como especie; más allá de eso, ¿tienen otro uso? No. La ciencia está comprobando que los extremos finalmente se unen. Que una partícula puede ser una onda y una onda puede ser una partícula. Para el absoluto, nunca hubo contrarios.

La llamada maldad, es algo que hemos creado al dividirnos y hacer que la ilusión de la dualidad se manifieste. Esto solo pudo ser posible en un mundo donde lo absurdo es de uso común. Así la maldad es solo el producto de haber inventado lo malo y lo bueno, la luz y oscuridad.

Que esta civilización es una fantasía ya lo han dicho muchos. Pero muchos también se preguntan, cómo es que en esa fantasía, hemos podido avanzar tanto. Pues la verdad, no hemos avanzado tanto como creemos. La ciencia y la tecnología, son los dos aspectos de esta civilización que están llegando a niveles increíbles en corto tiempo, pero más allá de eso, somos todavía deficientes en áreas emocionales y mentales. Gran parte de la humanidad sigue creyendo en un Dios de barba blanca y en ángeles que tienen alas. Otra gran parte sigue creyendo que alguien pudo haber predicho el futuro y que el fin del mundo está a unos pocos años. La gente sigue a profetas, maestros, muertos y vivos. Otra parte de la humanidad, cree que los extraterrestres se van a contactar con cualquier persona. Si todo esto no es un absurdo, entonces ¿qué puede serlo?.

Todo lo absurdo de nuestras ideas, creencias, pensamientos, sentimientos, se manifiestan en el Astral a través de esos personajes que en las primeras etapas, para unos, son el lado oscuro y malvado; y para otros, el lado luminoso y bueno.

Es difícil creer que estos personajes son nuestras creaciones mentales, porque sus consejos son sabios, o contrariamente, sus amenazas y acciones malvadas, pero es así. La única manera de darse cuenta, es siendo más consciente en el Astral para poder tener la capacidad de cuestionarlos y someterlos a pruebas.

Toma muchos años de duro trabajo desenmascarar a estos personajes y darse cuenta de que son parte de uno mismo. En el proceso nos damos cuenta de ellos somos nosotros; también nos damos cuenta de que todo lo que nos dicen, son solo nuestros propios pensamientos.


Si no nos hubieran enseñado la dualidad, no hubiéramos creado ese conflicto dentro de nosotros, no hubiéramos creado esos personajes que luchan incesantemente, y  probablemente cuando nos desdobláramos, conoceríamos a los verdaderos habitantes del Astral.






Ivan Guevara


Publicar un comentario
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.