LAS DIMENSIONES

Es difícil explicar  comprensiblemente las dimensiones sin el auxilio de las matemáticas, pero comprender y formar una idea de lo que los números dicen, es aún más complicado. Muchas veces se recurren a gráficos que nos dicen que algo está dentro de algo.

Tratar de explicar las dimensiones con gráficos como estos, no tiene ningún sentido. Nuestra mente tridimensional, según indican las ecuaciones matemáticas, agrega líneas al algo que sigue siendo tridimensional y que no logra interpretar lo que son las dimensiones más allá de esta Tercera Dimensión.


Las dimensiones, son estados de vibración de la naturaleza. Eso lo dijeron los esoteristas hace mucho tiempo porque sabían desdoblarse, porque exploraban conscientemente esos estados diferentes de la naturaleza.

La mejor manera de conocer las dimensiones, es experimentándolas mediante los diferentes métodos que existen. Cuando uno sale de forma consciente al Astral, que es otra dimensión, otro estado de vibración, uno se da cuenta de que agregar líneas a un cubo es un absurdo.

La ciencia formal ya ha aceptado la existencia de otras dimensiones. Las ha limitado a un número que todavía está en discusión; pero lo cierto es que hay infinidad de dimensiones, así como hay infinidad de estados vibratorios en el universo.

El problema es que los seres humanos solo conocemos estados vibratorios de la tercera dimensión. 

Conocemos las ondas electromagnéticas que son radiación electromagnética. Esta radiación electromagnética tiene una frecuencia diferente (longitud de onda). Las ondas de radio tienen una frecuencia muy inferior, de unos 10KHz, y tienen una energía mucho menor que las ondas de luz visible con una frecuencia de unos 1015Hz, y estas son, a su vez, mucho menos energéticas que los rayos X.

Todas las ondas electromagnéticas pueden viajar sin ningún medio, se propagan en el vacío y por eso es que podemos captar las diferentes radiaciones del espacio exterior con telescopios especializados para frecuencias específicas.

Bien, pero no solo hay cuerpos materiales que generan la radiación electromagnética que todos conocemos y que está siendo utilizada creativamente por el ser humano; también hay otro tipo de energía y su correspondiente radiación, que está, por ahora, fuera del alcance de la comprensión, de la tecnología y de las matemáticas tal y como las conocemos. El ser humano va a tener que sofisticarse más en todo sentido si quiere conocer, comprender, y usar esa nueva energía que forma las otras dimensiones.

Una parte muy pequeña de esa nueva dimensión, es lo que el ser humano ha llamado Astral. El Astral es un estado vibratorio muy sofisticado que tiene sus habitantes y su organización muy particular; es un mundo, del que los seres humanos hasta ahora solo hemos hecho especulaciones, porque es un mundo tan volátil y cambiante, que todo lo que se ha dicho y dice de él, es solo una visión e interpretación muy personal y subjetiva. 

Cada estado vibratorio del Astral, tiene, o contiene un mundo afín a ese estado; y en esa dimensión, hay infinidad de estados vibratorios que por su semejanza forman esa dimensión; pero cuando la vibración llega a variar lo suficiente, entonces forman parte de otra dimensión.

Todo este conglomerado de dimensiones y mundos, están aquí ahora. No hay que ir a ningún lugar para acceder a ellos. Tienen razón los científicos cuando dicen en sus teorías que la siguiente dimensión está a una distancia absurdamente cercana, pero es así.  

Este Mundo Físico, nuestros Cuerpos Tridimensionales, están compenetrados, por decirlo de alguna manera, por las otras dimensiones. Cada dimensión, cada mundo, se expresa en su frecuencia, sin confundirse.

No hay gráfico que pueda expresar esto y las palabras hacen que suene un absurdo.

Los que practicamos Desdoblamiento Astral, sabemos que las otras dimensiones están allí, a la distancia de un parpadeo consciente,  y usamos nuestra consciencia para acceder a ellas.
Muchos dicen que el Cuerpo Astral es lo que sale al Astral cuando dormimos, y que si ese cuerpo está despierto, o si estamos despiertos en ese cuerpo, entonces experimentamos un Desdoblamiento Astral. Yo también he dicho lo mismo, pero, hoy digo que no hay dicho cuerpo, sino, que es nuestra Consciencia como unidad energética sofisticada de altísima vibración, la que es capaz de experimentar el Astral de forma consciente.

La Consciencia, no es la ética, ni los valores, ni los diez mandamientos ni nada que haya inventado el ser humano para su supervivencia; la Consciencia es la unidad básica energética de cada uno de nosotros. Es eso que a través del tiempo se fue agrupando y formando, adquiriendo identidad y autoconciencia. El hecho de que nos demos cuenta de quienes somos, es una expresión de ella. La Consciencia, cuando tiene la suficiente masa crítica, es capaz de hacer cosas increíbles, y una de ellas es conocer y explorar las otras dimensiones. 





Ivan Guevara

Publicar un comentario
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.