COMUNICACION ASTRAL


Los seres humanos tenemos muchas formas de hacer llegar nuestro mensajes a los demás en el Mundo Físico: hablamos, hacemos señas, gestos, escribimos palabras o hacemos algún símbolo, por tanto, en el Astral, podemos hacer lo mismo, pero también existen otros tipos de comunicación, y una de ellas es, la telepatía.

La telepatía en el Astral, se manifiesta de muchas formas, uno puede  escuchar en la mente, o sencillamente entender algo sin ningún proceso de formación de palabras; también se puede percibir y comprender volúmenes inmensos de información de diversa naturaleza de manera automática.



Generalmente los habitantes astrales, se comunican en formas que nosotros conocemos y manejamos, pero poco a poco nos mostrarán que no es necesario hablar en el astral, que solo basta con pensar algo para ellos nos entiendan. Para decir algo en el Astral, la manera más fácil es pensar lo que queremos decir, la entidad astral, nos entenderá y nos responderá de la misma manera. Luego, cuando quieren mostrarte más cosas y/o enseñarte algo nuevo, te hacen experimentar otras formas de comunicación y  comprensión abstracta en los que están involucrados, sentimientos, pensamientos, tiempo, espacio, y no espacio. Es imposible explicar esas actividades porque no hay palabras para hacerlo, pero todo el que se aventure en al Astral seriamente, las va a conocer. Cuando estamos en el Astral despiertos, nuestra mente cambia, ella se libera de las barreras tridimensionales y es capaz de entender, comprender, y sintetizar información de una manera que es imposible de hacer en el Mundo Físico.

Cuando se trata de comunicarse con un ser humano en el Astral, se puede hablar, y si ambos están bien despiertos, pueden hacerlo telepáticamente.

El ser humano, realmente es energía consciente  atrapada en un cuerpo ¿Por qué está atrapada? Esa es una pregunta a la que ya se han dado muchas respuestas: personalmente creo que estamos en este Mundo Físico porque no podemos todavía ir a otro ¿Qué nos atrapa? Nuestra limitada percepción del universo. 

Si pudiéramos percibir aunque sea un poco los mundos inmateriales, sería fácil dejar todo, pero allí está la parte difícil del trabajo, no todos podemos percibir de una forma concreta otros mundos; y es así como vida tras vida nos aferramos a este mundo material, para luego, un día, darnos cuenta que hay algo más: parece ser, que esa es la forma de aprender y comprender de eso que llamamos consciencia.

Somos eso que llaman alma, y alma es energía que va evolucionando. Al principio solo fuimos energía dispersa, impersonalizada, que fue aglomerándose hasta formar una masa crítica que le permitió DARSE CUENTA DE SI MISMA. Allí comenzó nuestra aventura en la eternidad, aventura en la que seguimos.

Esta capacidad de darse cuenta, de ser consciente de sí mismo y de dirigir su existencia con libertad, es lo que nos hace tan especiales y diferentes del resto de la energía que se conoce en el universo.

Eso que somos, energía consciente de sí misma, por su naturaleza, es capaz de expresarse en otros mundos y percibir de una forma concreta otras dimensiones. Conocer, reconocer, que realmente somos eso, que en realidad, la felicidad y el sufrimiento, son solo ilusiones del Mundo Físico en el que nos desenvolvemos con nuestro Cuerpo Físico, nos da una tranquilidad que no habíamos conocido.

Nos tomó mucho tiempo llegar donde estamos, vida tras vida fuimos detrás de muchas ilusiones y experimentamos el placer y el dolor, la alegría y la tristeza, el ganar y perder; en todo ese tiempo, la experiencia nos fue enseñando muchas cosas, poco a poco adquirimos lo que conocemos como sabiduría, que en el fondo es la transformación vibratoria de esa energía básica que fuimos al principio.

Según vamos evolucionando y sofisticando  nuestra "alma" —entiéndase por sofisticación como algo que es muy complicado y tiene un uso muy completo, poco a poco nos DAMOS CUENTA que este mundo no es todo. Cuando ese darse cuenta llega, hay un antes y un después en nuestra aventura,  recién entonces, comienza nuestra real autonomía como energía consciente de si misma, ya no estamos atrapados en la corriente.

Todos estamos en ese proceso, todos estamos sofisticándonos, cada quien a su manera, unos ya a sabiendas, y otros, aún inconscientemente, para un día, hacernos habitantes cósmicos, multidimensionales.

aprendizxdexmago@gmail.com


Publicar un comentario
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.