MAESTROS, GURUS Y OTROS


¿Qué es lo que busca el ser humano en términos espirituales? ¿Quiere realmente lograr la libertad? ¿La iluminación? ¿Quiere lograr la integridad de su ser? La respuesta debería ser si, pero ¿Será verdad que ese eso lo que quiere? Un arañazo a la espiritualidad de las personas me hace pensar seriamente que no es así.

La humanidad, desde que apareció en este planeta, lo único que está buscando es  solución para sus desgracias, consuelo para sus penas, compañía para su soledad. El sistema de creencias del humano, es tan absurdo que lo único que hace, en vez de solucionar estos aspectos, es   agravarlos con creencias en dioses, filosofías, objetivos, metas, que nunca van a ser alcanzados porque sencillamente no existen. La creencia en  la felicidad confundida con un sentimiento, ha sido utilizada por muchas personas que apelan a ella para incentivar a la gente en cruzadas de búsqueda insensata llena de pérdida de tiempo y dinero; la felicidad no es un sentimiento, es más la felicidad como está acostumbrada a conocerla el ser humano, sencillamente, no existe. El concepto humano de  libertad es también muy usado por quienes manipulan a la gente ignorante y la llevan a cometer acciones irracionales en nombre de eso que nadie comprende en realidad qué es, y es por esa misma razón, que es utilizada como mejor les parezca  por quienes trafican con esta palabra. Libertad es libertad, no hay otra forma de entenderlo, cualquier otra definición es interesada y manipuladora y lo único que hace es defender intereses políticos y económicos. El amor confundido intencionalmente con  un sentimiento, es otra herramienta de manipulación poderosa que es usada para los fines más perversos que el ser humano tiene. Tal como conoce al amor esta civilización, es una mentira y una ficción creada por el mercado para vender desde  bebidas gaseosas hasta aparentes filosofías, principios, ideas nobles, etc. El amor no es un sentimiento, el amor energía. En las diferentes dimensiones que existen en la naturaleza y a las cuales podemos acceder con el desdoblamiento astral, nos daremos cuenta de que los sentimientos conocidos aquí en este mundo, sencillamente no existen.


Este lamentable estado de confusión no es debido a unos cuantos avispados que crean toda un sistema de mercadotecnia  alrededor de todas estas cosas, si no que la responsabilidad de todo esto la tenemos nosotros los habitantes e este planeta por creer cada tontera que se dice. Y ¿Por qué creemos  todo? Porque sencillamente no creemos en nosotros mismos. Andamos en busca de guías, líderes, maestros, gurús, etc., para mantener nuestra pereza espiritual, queremos que alguien con “autoridad”, “experiencia” nos diga el cómo hacer algo, para así evitarnos la tarea de investigar, experimentar por nosotros mismos. Al hacer esto, caemos en el error, de que, por creer algo, estamos avanzando en el camino del despertar.  El verdadero camino espiritual, es un camino de vivencia y experimentación de las cosas que se dicen y en esa vivencia y experimentación de las cosas que se dicen pasaremos por el tamiz de nuestra conciencia toda esa información para luego, sin miramientos quedarnos solo con lo que nos sirve. 


En este siglo donde la información es omnipresente, nos toca a cada humano que busca evolucionar espiritualmente; estudiar y experimentar y no estar esperando que alguien más nos diga cómo son las cosas. La configuración humana, esta preparada para asumir ese reto, así que cada uno tiene que ser su propio maestro, su propio guía, gurú, etc. Mientras sigas creyendo que alguien más, sabe más que tú, así será. Mientras sigas creyendo que tú eres imperfecto y alguien es perfecto, así es y será. Mientras sigas creyendo que el santo es el otro y no tú, ciertamente será así. Todos somos santo, sabios, perfectos, porque esa es la naturaleza del ser humano. Sabiendo esto, asumamos en nuestras manos la responsabilidad de nuestra espiritualidad y no se la demos a nadie más. 


El que busca un maestro nunca llegará a ningún lado, siempre será un seguidor. El que se cree maestro, tampoco llegará ningún lado, porque para llegar a la libertad, se necesita eso, LIBERTAD. 


aprendizxdexmago@gmail.com
Publicar un comentario
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.