TEMORES Y MIEDOS EN EL DESDOBLAMIENTO O VIAJE ASTRAL

Las experiencias desconocidas siempre traerán emociones de temor, miedo y hasta terror. En el desdoblamiento o viaje astral, este es un paso que al principio enfrentan todos los que lo practican.

Estamos acostumbrados durante años y años  a sentir nuestro cuerpo de una manera. Sabemos que las cosas en este mundo son sólidas y que no podemos volar o que tenemos solo un par de brazos y otro de piernas. Más allá de todo esto, los primeros pasos en el desdoblamiento o viaje  astral, son cautelosos y llenos de terror en algunos casos, y esto es porque no se sabe muchas veces qué es lo que acompaña al desdoblamiento o viaje astral.
El que practique desdoblamiento o viaje astral o el que no lo practique y ya tenga esta habilidad desarrollada seguramente sentirá muchas de las cosas que vamos a describir a continuación:

En primer lugar, cuando uno está en el proceso de desdoblarse puede sentir por ejemplo un fuerte sonido en los oídos. Este es un fuerte tiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii, que parece venir del interior nuestro cerebro. Cuando uno escucha ese sonido puede considerarse afortunado porque es el sonido del desdoblamiento. Lo que uno debe hacer en este caso es serenarse y tratar de intensificar el sonido, esto se hace concentrándose en el y abandonándose al sueño simultáneamente. Si uno se concentra en el sonido y se abandona al sueño le seguirá algo extraño (para los que lo practican por primera vez) de pronto se puede sentir que nos hundimos en nuestro lecho o que estamos en alguna posición extraña que no concuerda con la posición de nuestro cuerpo físico, esa impresión viene del hecho que estamos sintiendo el cuerpo astral y ya no el físico. 





Mucha gente queda aterrada la primera vez que simplemente estaba echada en su cama haciendo o no una práctica de desdoblamiento o viaje astral y de pronto sintió que sus piernas comenzaban a elevarse, ese es el cuerpo astral desprendiéndose  del físico, y no solo eso también se puede sentir como que uno tiene dos pares de piernas y entonces uno se pregunta  cómo es que ahora uno tiene cuatro extremidades inferiores, en ese caso solo se esta sintiendo las piernas físicas y las del cuerpo astral.

Otro hecho que causa miedo es la sensación de no poder mover ninguna parte del cuerpo físico, lo que se le conoce como parálisis del sueño, mucho ya se ha escrito sobre este fenómeno pero lo bueno para los que se desdoblan es que es un síntoma del desdoblamiento. Los que se desdoblan saben que cuando tiene un episodio de parálisis del sueño, es el momento para desdoblarse, entonces lo que uno hace en esa circunstancia es, no luchar, relajarse y abandonarse al sueño sin perder la conciencia, al hacer esto uno siente que se hunde en la cama o que comienza a girar como en un tornado, no asustarse es el secreto y levantarse de hecho nos lleva al astral conscientemente; en el caso del remolino hay que dejarse llevar por el sin miedo en algún momento cesa y estamos en algún lugar del astral, conscientes.
 

Uno de los aspectos que causa mucho miedo a la gente, es el mito de que mientras uno está desdoblado astralmente, el cuerpo físico puede estar a merced de cualquier entidad diabólica del astral, eso no es cierto ya que cada vez que soñamos estamos en el astral pero inconscientemente y nuestro cuerpo se queda descansando y no pasa nada. Además las entidades del astral tienen muchas cosas que hacer antes que estar ocupando cuerpos físicos. La creencia casi innata de que el diablo o Satanás existe nos hace ver el astral como un mundo infestado de diablos esperando la menor oportunidad para hacernos daño, esta idea sembrada por la iglesia católica pervive hasta ahora, ellos saben bien que cuando a un niño desde muy temprana edad se le llena la mente de ideas convenidas y manipuladoras, luego aunque se de cuenta de adulto, nada podrá hacer, por eso es que mucha gente le teme al astral y habla lo que le dijeron de niño poniendo temerosos a los que están intentando desdoblarse; y los hay los otros, gente interesada en que nadie se desdoble, que se encarga de renovar la idea de que el desdoblamiento es peligroso y diabólico.
Otro miedo  que es más natural y es experimentado al principio cuando estamos gateando en el astral es el generado por el hecho de saber que existe un mundo infinitamente misterioso e inmenso ya no solo en extensión como es nuestro cosmos, si no, en una indescriptible asociación de mundos y mundos que se compenetran mutuamente sin confundirse donde los conceptos de distancia así como tiempo dejan de tener sentido y uno queda literalmente aterrado ante la inmensidad de eso.

 
El miedo a quedarse en el astral también nos pone muchas trabas al principio, ese miedo de alguna manera es justificado en las personas que se han desdoblado y luego de permanecer allí mucho “tiempo” simplemente creyeron que no podrían regresar. Lo cierto es que para permanecer en el astral se necesita estar bien despierto, la mayoría de las experiencias que la gente tiene en el astral  son fugaces periodos, relámpagos de lucidez en la eternidad, muy pocos logran estar el “tiempo” que desean. Así que el problema no es regresar del astral, lo hacemos cada vez que nos despertamos, es así de simple, lo difícil es permanecer allí.

El deseo de trascender más allá de este mundo nutrido con sangre aventurera nos lleva a explorar el infinito universo. Hay que atreverse, arriesgarse para encontrar la puerta, sin eso estaremos condenados a vivir la vida del humano, ahora cada vez más humano y experimentar su mundo de miedo, dolor, sufrimiento, enfermedad y muerte.


aprendixdexmago@gmail.com

Publicar un comentario
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.