PARA PERMANECER CONSCIENTE EN EL ASTRAL

Cuando ya te desdoblas te habrás dado cuenta de que ahora el problema no es salir, si no mantenerse allí en el astral. Por lo general nos damos cuenta de que cualquier emoción desbocada hace que nos regresemos a nuestro cuerpo físico. Entonces habrá que aprender a ser serenos por más que lo que veamos allí sea fantástico. Este proceso se va dando poco a poco. El terreno para aprender la serenidad y templanza es este mundo físico. Si aquí somos muy emocionales, en el astral lo seremos mil veces más. La serenidad se cultiva primeramente teniendo la intención de ser mas sereno. No es necesario reprimir bruscamente las emociones, si no, observarlas cuando se estén dando. Solo hay que estar atento a lo que está pasando y dejar que pase. Eso nos dará gran información acerca de nosotros, ese es el camino del autodescubrimiento. El discernimiento de la conciencia luego sacará su cosecha. Así poco a poco iremos cambiando. Todo esto repercutirá en nuestros desdoblamientos o viajes astrales haciéndolos más reales y continuos.

También, para permanecer en el astral depende mucho cuanta energía tengamos (no me estoy refiriendo al la energía física, me refiero a la energía de la conciencia). La energía de la conciencia depende mucho de lo atentos que estemos aquí en el mundo físico. Así debemos aprender a ser cazadores de energía. Es necesario aprender a vivir con la atención natural opacada por la socialización y las actividades de la vida diaria. Entonces para esto ¿Cómo anda un cazador? Un cazador está atento por donde va. Está siguiendo la presa (energía de la conciencia). Es sigiloso y no hace gran alboroto por donde transita porque podría asustar a la presa. Escucha cada sonido del bosque. Siente en su piel el viento, la lluvia, el calor del sol (según sea el caso). Su olfato percibe los diferentes olores y su vista toma conciencia de todo su entorno. En su mente no hay pensamientos, y si los hay son solo pensamientos con respecto ala actividad que está realizando en ese momento. Sus emociones son serenas para no estorbar su tarea. Así el cazador va cobrando su presa a cada paso. Cuando uno cada día hace este trabajo, en cada situación que nos toca vivir, algo comienza a moverse dentro de nosotros, y procesos mágicos se van desencadenando. La conciencia va despertando y se hace funcional. En este proceso lo mejor que sacamos es energía de la conciencia. Un día, sin pensar siquiera, sabremos que es así cuando de pronto no sea problema permanecer en el astral.


PRACTICA:
En cualquier lugar que te encuentres puedes hacer lo siguiente:
Si es que puedes siéntate, luego cierra los ojos. Relaja tu cuerpo rápidamente. Sin abrir los ojos ahora comienza percibir cada ruido, voz, etc. que esté a tu alrededor. No te enfoques en alguno en particular, se trata de hacerse consciente de todos los estímulos auditivos. Si lo estás haciendo bien te darás cuenta de que inesperadamente el mudo comienza a tener más vida de lo que parece. Aparecen muchos sonidos que nunca antes habíamos oído. Estemos así por unos segundos. Ahora sintamos en nuestra piel el viento, calor, frío, etc. Esto debemos hacerlo sin olvidarnos de lo que está percibiendo el sonido. No pensemos en nada, solo percibamos el mundo a través de estos sentidos. Ahora utilicemos el sentido del olfato y percibamos cada olor que esté presente. Ya estamos con el oído, el tacto y el olfato totalmente concentrados percibiendo el mundo, entonces ahora abramos los ojos y contemplemos todo lo que nuestros ojos perciben. Cada árbol, los carros, la gente, el cielo, las casas, edificios, todo. En este estado de profunda concentración, percibiendo el mundo a través de esas ventanas que son nuestros sentidos nuestra mente debe estar ocupada resolviendo los problemas de ese momento. Es más si es que queremos estar percibiendo el mundo de esa manera tan total es imposible estar pensando en otras cosas como el pasado, o proyectándose al futuro en sueños que solo nos mantienen dormidos, también es imposible que estemos pensando en alguna persona o cosa que queramos obtener. Así en ese estado retomemos cualquier cosa que estemos haciendo. Tratemos de conservar ese nivel de percepción del mundo cada día de nuestra vida. Al principio será muy difícil, probablemente no duremos ni 20 segundos en ese estado. Con el tiempo y la práctica iremos mejorando. Esta práctica diaria trae como consecuencia el despertar de nuestra conciencia, ella despertará y además ganaremos gran cantidad de energía desperdiciada en absurdos pensamientos. Esa conciencia y esa energía harán que luego en el astral podamos permanecer más conscientes y por más tiempo (solo por decirlo de alguna manera porque el tiempo en el astral no existe).

aprendizxdexmago@gmail.com
Publicar un comentario
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.