CONJURACION DE JUPITER (PROTECCION EN EL ASTRAL)

Cuando uno se desdobla o viaja astralmente, es seguro que en algún momento se vea agredido por diferentes entidades. La conjuración de Júpiter funciona bien para estos casos. Esta conjuración la aprendí en una institución gnóstica y se practica de la siguiente manera.
Si ya estas consciente en el astral y percibes una entidad que no te hace sentir bien o que te agrede de alguna manera, primeramente pones tu mano izquierda sobre el plexo solar. Con el brazo derecho extendido y apuntando a la entidad con los dedos pulgar, índice y medio pronunciar la conjuración:

“EN EL NOMBRE DE JÚPITER
PADRE DE TODOS LOS DIOSES,
‘YO’ TE CONJURO, TE VIGOS COSLIM”

Esta conjuración debe ser dicha con mucha fuerza, energía y convicción mientras imaginas que de tus dedos sale un rayo que va hacia la entidad. Parece increíble pero si te desdoblas lo comprobarás.

Para que esta práctica de buenos resultados es imprescindible liberarse del miedo y la sensación de impotencia. Si en la vida común tenemos miedos estos se trasladarán al astral, esos miedos pueden crear entre otras cosas las más espeluznantes criaturas que luego terminan atacándonos. Con el tiempo nos daremos cuenta de que muchas de las entidades que nos molestan en el astral, no son más que creaciones nuestras, ellos viven allí, y en el fondo habitan dentro de nosotros, son parte de nuestra psicología. Ellos de cierta manera son conscientes y autónomos porque están atrapando una gran parte de nuestra conciencia. Cuando queremos liberar, rescatar esa conciencia atrapada por nuestras creaciones nos encontraremos con una férrea oposición de nuestros defectos (nuestras creaciones), ellos nos harán la vida un poco difícil porque saben que al liberar la conciencia que están atrapando tendrán que morir, así nos atacarán cada vez que puedan en el astral. Frente a todo esto, no hay que tener miedo, los ataques de nuestros defectos en el astral a lo mucho nos causarán un gran susto, pero nada más nos puede pasar.

El arma ideal para cualquier situación sea aquí o en el astral, es estar consciente y ser impecable. Ser impecable no tiene nada que ver con leyes, preceptos, códigos morales, éticos, bueno, malo, justo injusto, humano inhumano, etc. Ser impecable está más allá de toda moral y ética y más allá de todo lo que mencioné. Ser impecable es Ser Consciente. Ser impecable es no tener moral ni ética, ni reglas ni mandamientos, ni nada y aún así comportarse como lo que el mundo conoce como santo, sin pecados, solo así la impecabilidad es impecabilidad.

Si en este mundo actuamos por la moral, ética, reglas, diez mandamientos, lo que dice el pastor, el maestro, el cura, etc. En el fondo solo estamos actuando y no somos realmente lo que pretendemos ser, esto no es bueno ni malo, pero si quieres explorar el astral, esto no te servirá. En el astral hay muchas cosas o formas energéticas diría yo. Ellas te pondrán a prueba a cada paso y si solo eres un actor, caerás. Es decir, si tienes el defecto de la codicia por ejemplo y aquí te controlas con muchas reglas, esas reglas no existen en el astral, entonces cuando veas los objetos codiciados por ti, sin pensarlo dos veces te lanzarás hacia ellos y fracasarás. Eso traerá como consecuencia de que no podrás acceder a partes del astral que quieras conocer.

aprendizxdexmago@gmail.com
Publicar un comentario
Comparte este Blog Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus
author
Ivan Guevara
Autor del blog Aprendiz de Mago y La Otra Realidad Conversaciones con Elam.